La Nacion / Mantener nuestros cuerpos en buenas condiciones es fácil, en teoría. Si no padeces de una enfermedad crónica, solo hay que tener una dieta sana y practicar deporte.

Aunque los mismos principios básicos deberían también ser de ayuda para mantener tu cerebro sano, las investigaciones científicas también revelan secretos sobre otras maneras para mantenerte mentalmente en forma durante más tiempo.

Así que, ¿cómo podemos mantener activa nuestra materia gris?

Activa tu cerebro Es básico activar tu cerebro. Pero leer un poco o hacer crucigramas no es suficiente. Salir y aprender nuevas cualidades puede hacer una gran diferencia.

Comida para el cerebro: el poder púrpura Comer los alimentos adecuados también puede jugar un papel a la hora de mantener nuestros cerebros jóvenes.

No sólo es la isla japonesa de Okinawa el hogar de una proporción particularmente grande de personas de más de 100 años, sino que allí las tasas de demencia pueden llegar a ser hasta un 50% más bajas que en los países occidentales. Algunos científicos creen que un papel fundamental en esto lo tiene el vegetal favorito de los isleños: la papa dulce púrpura.

Los científicos piensan que comer estas papas dulces ayuda al flujo sanguíneo, aportando a los cerebros de los isleños gran cantidad de oxígeno.

Dado que es difícil que encuentres papas dulces púrpuras en tu supermercado local, ¿qué deberías estar comiendo?

Foto: Thinkstock Por suerte, hay otros alimentos púrpura que contienen el mismo ingrediente “mágico”: las antocianinas.

Así que aunque la fruta fresca y las verduras ayudan a mantenerte sano, las frutas púrpura como las zarzamoras y las verduras púrpura como las berenjenas son particularmente beneficiosas para tu cerebro.

Pescado para la demencia La cocina japonesa es conocida por su amplia utilización del pescado. Se ha dicho que el omega-3, un ácido graso que se encuentra en el aceite de pescado, puede protegerte contra la demencia.

La dieta mediterránea también incluye aceite de pescado, y la Sociedad contra el Alzheimer de Reino Unido recomienda la dieta de estilo mediterráneo como una de las formas de reducir el riesgo de desarrollar demencia.

Los suplementos alimenticios con omega-3 son más controversiales, dado que algunos médicos creen que hacen falta más estudios para probar que son tan beneficiosos como comer pescado.

Ciencia y futuro ¿Qué tiene la ciencia de vanguardia reservado para el futuro? Luego de comprobar que la memoria de ratones viejos mejoró cuando les inyectaron sangre de ratones jóvenes, empezaron a realizarse experimentos con humanos.

Otro enfoque es el de la Fuerza Aérea de Estados Unidos que probó en estudios que una pequeña descarga eléctrica aplicada en el cuero cabelludo parece reforzar las conexiones entre las células cerebrales. ¿Uno de los experimentos más arriesgados? El de investigadores en Estados Unidos que están trabajando en un implante cerebral que podría ayudar a quienes sufren de demencia a formar nuevos recuerdos.

LA NACION Sociedad Salud