El Universal / Un estudio científico acaba de confirmar algo que el corazón ya sabía: los abrazos curan, hacen sentir mejor. La investigación sugiere que solo con acercarse y tocar a alguien, con consentimiento por supuesto, reduciría los malos sentimientos en las relaciones sociales.

El análisis, realizado por el Departamento de Psicología de la Universidad Carnegie Mellon, reseña CNN, analizó las interacciones de más de 400 personas durante dos semanas.

Los expertos han podido supervisar sus actividades diarias, estados de ánimo e interacciones físicas, donde se reveló un vínculo entre las emociones, los conflictos y la cantidad de abrazos que se recibieron o dieron.

El estudió indicó que los abrazos ayudan a las personas a sentirse mejor tras algún tipo de conflicto o evento negativo en el día a día. Este efecto se observó en todos, sin discriminar edad o género.

“Nuestros resultados son consistentes con la conclusión de que tanto los hombres como las mujeres pueden beneficiarse igualmente de ser abrazados en los días en que se produce el conflicto”, afirma el estudio.

Sin romance Según la investigación, no importa si las personas que se abrazan mantienen o mantenían una relación romántica en el momento de dicho abrazo, ya que los beneficios para el estado de ánimo siguen estando.

El estudio, escrito por Michael Murphy, psicólogo en Carnegie Mellon, afirma que el estudio podría mejorarse señalando con exactitud qué tipo de relaciones sociales estaban involucradas en un abrazo. No es lo mismo tocar a un extraño o alguien con quien discutes, que a un amante o el abrazo curativo de una madre.