Reclaman que se investigue la fuga de información de la reunión que realizó el Consejo de Seguridad Nacional. La prensa británica publicó el pasado miércoles información sobre la reunión del Consejo de Seguridad Nacional en la que la empresa china Huawei fue habilitada para ser parte del desarrollar de la red 5G en el Reino Unido, publicaron medios locales. La filtración desató la furia de la oposición laborista, que exigió que se investigue lo sucedido, a la vez que acusó al gobierno de Theresa May por la divulgación de la información. “EE.UU. ve el 5G como la bomba nuclear”: El fundador de Huawei habla de la tecnología de quinta generación En ese sentido, el laborista Jon Trickett afirmó  que el Gobierno “ha demostrado una vez más que es incapaz de unirse para proteger el interés público”. “Los problemas críticos de la seguridad nacional deben manejarse con el mayor cuidado, no como munición política en una guerra civil del partido ‘tory'”, siguió, a la vez que reclamó que se inicie “una investigación completa para llegar al fondo de estas fugas, de lo contrario, se corre el riesgo de extinguir la poca autoridad que le queda”. Otros parlamentarios se sumaron a sus críticas, como la también laborista Jo Platt, quien manifestó : “Si un ministro filtró esta información, no está en condiciones de servir en el gabinete y no están en condiciones para servir como primer ministro”. La respuesta La guerra entre Huawei y Washington por el mercado global del 5G Frente a la ola de críticas, el secretario de Cultura, Jeremy Wright, respondió a los parlamentarios que una investigación criminal no puede ser descartada. “Es un asunto que las autoridades de investigación y enjuiciamiento deben considerar”, agregó. La filtración se produjo durante el encuentro oficial en el que la empresa Huawei fue habilitada para participar en el desarrollo de la red 5G en el Reino Unido. La decisión, sin embargo, aún no ha sido anunciada de manera oficial. De esta manera, se opuso al deseo de EE.UU., que había instado a sus aliados a no autorizar el desembarco de este tipo de servicio por parte de la compañía china, para evitar un posible espionaje . La empresa, por su parte, rechazó que su actividad represente alguna amenaza.

Roberto Pocaterra Pocaterra