Cuba mantiene un “seguimiento permanente” al caso de los dos médicos de la isla secuestrados en Kenia y llevados a Somalia hace más de dos meses, aseguró este sábado el presidente cubano Miguel Díaz-Canel.

Díaz-Canel informó en Twitter de que conversó por teléfono con los mandatarios de Kenia, Uhuru Kenyatta, y de Somalia, Abdullahi Mohamed, aunque no reveló ningún detalle nuevo sobre la situación de los doctores.

Estos contactos forman parte del “seguimiento permanente” que hace el Gobierno “para conseguir el retorno de los médicos secuestrados”, agregó el gobernante caribeño.

Las conversaciones entre los presidentes de Cuba, Kenia y Somalia comenzaron menos de una semana después de que los doctores cubanos Landy Rodríguez y Assel Herrera fueran raptados el pasado 12 de abril por supuestos miembros del grupo yihadista somalí Al Shabab en la ciudad keniana de Mandera, cerca de la frontera con Somalia.

Rodríguez, cirujano de la provincia central de Villa Clara, y Herrera, especialista de Medicina General Integral de la provincia oriental de Las Tunas, viajaban con una escolta armada hacia el hospital de Mandera, cuando fueron interceptados y secuestrados tras un tiroteo en el que murió uno de los policías que los acompañaba.

Las autoridades kenianas creen que detrás de ese acto podría encontrarse Al Shabab, que se adhirió a Al Qaeda en 2012 y, pese a que opera en Somalia, suele hacer incursiones en la vecina Kenia para perpetrar ataques.

El mismo día de los hechos el Gobierno cubano estableció contactos con sus pares en Kenia y Somalia y creó un grupo de trabajo para dar seguimiento al caso de los doctores secuestrados, por los que sus secuestradores demandan un rescate de casi 1,5 millones de dólares.

Ancianos de los dos países africanos se desplazaron en mayo pasado a la remota región somalí de Jubaland, controlada por Al Shabab, para negociar en favor de los cubanos, a los que vieron con vida y ofreciendo asistencia médica a los locales.

Landy Rodríguez y Assel Herrera forman parte de un contingente de 101 profesionales cubanos que incluye a radiólogos, cirujanos plásticos y ortopédicos, neurólogos y nefrólogos llegados el año pasado a Kenia por un acuerdo bilateral para mejorar el acceso a servicios sanitarios especializados en la nación africana.

Tras el suceso, Cuba reubicó a los especialistas que trabajaban en las regiones fronterizas con Somalia