ANACO. La severa debacle industrial registrada en buena parte del país deja en evidencia la notoria incompetencia de un régimen dictatorial que a lo largo de los últimos años ha destruido por completo la capacidad productiva del país, lo que a juicio del diputado a la Asamblea Nacional por el estado Anzoátegui, Chaim Bucarán, provocó la pérdida de dos millones de empleos, el éxodo masivo de personas hacia otras naciones y una grave escasez de bienes esenciales que mantiene bajo situación de pobreza a miles de familias.

Durante su tradicional encuentro con los medios de presa, Chaim comentó que de acuerdo con un reciente informe dado a conocer por las principales asociaciones empresariales de la nación, desde enero hasta mayo pasado al menos el 96% del parque empresarial paralizó o disminuyó sustancialmente sus actividades económicas debido a la hiperinflación, los frecuentes apagones, la falta de combustible y la restricciones en el acceso a créditos bancarios, “lo cual ha ocasionado esta crisis humanitaria sin precedentes y un aumento diario de hasta 12 puntos en el Índice de Precios al Consumidor (IPC)”.

“La caótica situación que vive Venezuela hoy en día comenzó cuando los caudillos de esta pesadilla roja iniciaron la expropiación ilegal de numerosas tierras y empresas que actualmente se encuentran abandonadas a su suerte, fenómeno al que también se suman las interrupciones no programadas de energía eléctrica por hasta ocho horas, las cuales limitan los horarios de producción a unas pocas horas por día haciendo imposible cubrir la elevada demanda de alimentos, medicinas y otros artículos de primera necesidad”.

El parlamentario anzoatiguense mencionó además que las pocas empresas activas apenas operan al 18% de su capacidad instalada, mientras que un 84% redujo su fuerza laboral al no poder cancelar los pasivos laborales decretados por un gobierno que demuestra su desconocimiento de los temas económicos y no toma las medidas requeridas para el rescate del aparato productivo, “pues sus caudillos corruptos prefieren aferrarse al poder para seguir disfrutando de una vida de reyes a costa del erario público”.

“Adicionalmente, la ausencia de gasolina y diésel en las estaciones de servicio se ha convertido en un problema crónico que limita el transporte de pasajeros e impide efectuar una oportuna distribución de bienes esenciales a las diversas ciudades de nuestra nación, lo que a todas luces terminará por crear un caos mucho mayor entre ese 87% de la población que ya está cansada de pasar hambre, sufrir enfermedades y ver como sus hijos abandonan su patria en busca de un mejor futuro”.

Chaim resaltó que la presencia del usurpador en Miraflores impactó de manera profunda en el sistema económico al reducir las exportaciones no petroleras privadas, las que pasaron de 1.718 millones de dólares en 2013 a 699 millones en 2018, según el Banco Central, mientras que las importaciones no ligadas a Pdvsa y donde el Estado es el principal actor, se derrumbaron de 44.067 millones de dólares a 5.835 millones en ese mismo período.

Venezuela necesitará aplicar estrategias urgentes a fin de evitar una catástrofe de grandes proporciones y recuperar su capacidad industrial. Para ello es preciso incentivar al sector privado con inversiones seguras que permitan aumentar la producción, facilitando al mismo tiempo el que nuevas compañías se establezcan en territorio nacional con la premisa de generar más plazas de trabajo y permitir el regreso de la mano de obra calificada que salió a raíz de la diáspora creada por el dictador Maduro”.

Señaló Chaim que “todo ese proceso sólo se dará si seguimos luchando hasta lograr el cese de la usurpación y un llamado a elecciones democráticas, razón por la que debemos apoyar sin temor alguno al presidente interino Juan Guaidó”.

Fuente: Ch. B.