Sin categoría

Efrain Betancourt cadivi website//
Greta la colegiala que despertó a los jóvenes

En estas últimas semanas, las principales ciudades del mundo han sido testigos de un naciente movimiento de colegiales que luchan para que los gobiernos y los empresarios cumplan los acuerdos firmados en París cuyo objetivo es reducir el uso de energía carbónica. Greta Thunberg, una adolescente con apariencia de niña, lidera estas marchas que remueven la conciencia mundial.

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo

2/4/2019

Fabian Vallas [email protected]

Armada solo con un cartel de madera, la adolescente Greta Thunberg dejó de ir al colegio en agosto del 2018 para protestar frente al Parlamento y presionar al Gobierno con el fin de que tome en serio los Acuerdos de París y disponga las medidas necesarias para cumplir con el objetivo de reducir en dos grados la temperatura del mundo. No está claro qué gatilló el espíritu de lucha de esta adolescente oriunda de Estocolmo; pocos tomaron atención de su silenciosa protesta en un inicio. De acuerdo con su madre, todo cambió cuando en la escuela proyectaron un documental sobre el cambio climático y sus consecuencias en el mundo. Además, el verano europeo fue especialmente duro para los países nórdicos. Una ola de calor afectó a Suecia, lo cual originó más de 50 incendios forestales que destruyeron más de 20,000 hectáreas. La reacción de Greta fue de preocupación, que luego se transformó en depresión. No deseaba comer y se lamentaba de la inacción de las autoridades mundiales para enfrentar el efecto invernadero, que origina el aumento de la temperatura en el mundo. De repente, encontró que no podía esperar “fórmulas mágicas” para solucionar el problema y que la única salida para presionar a las autoridades eran las protestas callejeras y la huelga de alumnos. La visibilidad de sus protestas comenzó cuando sus compañeros se dieron cuenta de que Greta comenzó a faltar los viernes a la escuela para protestar frente al Parlamento y decidieron acompañarla en su quijotesca faena. No obstante que los medios de comunicación la siguen por todas partes, a ella no le gusta ser el centro de atención, menos convertirse en una “marca comercial”. En reiteradas oportunidades, se ha quejado acerca de cómo se busca manipular su imagen con otras intenciones. La lucha Al poco tiempo, Greta convocó a una huelga estudiantil cada fin de semana para que se sintiera la voz de los colegiales a escala nacional y así se creó el movimiento Viernes para el Futuro. Al poco tiempo, la movilización se trasladó a otras ciudades del mundo hasta convertirse en una protesta transnacional de jóvenes. En Bruselas, París, Berlín, entre otras ciudades, se han llevado a cabo multitudinarias manifestaciones, junto a Greta, que han congregado decenas de miles de jóvenes. Con pancartas en la mano, que lucen las frases “No hay Plan B”, “El tiempo se derrite” y “Actúa ahora o nada”, “En 2050, ustedes habrán muerto, nosotros no”, los adolescentes mostraron su adhesión al movimiento. Se calcula que son 270 ciudades del mundo en las cuales se han desarrollado protestas de colegiales; muchos analistas consideran ya que se vive hoy una “Primavera climática”. Ejes de la protesta Llama la atención que esta ola de protestas contra los gobiernos y los empresarios que no toman las medidas señaladas por el Acuerdo de París en el 2015 confronte a dos generaciones distintas. Alemania es el país donde la confrontación generacional es más evidente, donde los adultos mayores son la primera mayoría electoral. Mientras que a esa población le interesa el corto y el mediano plazos, los escolares están preocupados por qué pasará cuando sean adultos mayores en unos 60 años. Ellos desean gozar en el futuro de un mejor mundo y no tener que dedicarse a lidiar con los problemas dejados por las anteriores generaciones. Un segundo eje de la protesta es el político. El discurso de Greta se concentra en lo mentirosos que son los gobiernos. Ellos están muy prestos a firmar acuerdos que los obliga a tomar medidas para disminuir la temperatura, pero al mismo tiempo se comprometen con empresas que violan todos los acuerdos ambientales. Los jóvenes luchan contra la hipocresía política y la inacción de las autoridades para enfrentar el problema climático. Por eso, ella reitera su pedido de acción para el cambio. Por último, la campaña de la joven ecologista apunta a una denuncia contra la desigualdad social en el mundo. En su discurso a inicios del año en la reunión de Davos, en el cual se concentran los más altos políticos y empresarios del mundo, Greta denunció frontalmente a las grandes empresas por su falta de interés en el cambio climático. Además, acusó a los ricos de aprovecharse de las condiciones de los pobres para continuar depredando nuestro planeta. El movimiento de Greta despierta la adormilada conciencia de la juventud mundial y podemos esperar que ella se convierta en una de las grandes favoritas para ganar el premio Nobel de la Paz del presente año. Fragmentos de su discurso en DavosTenemos que hablar con claridad, sin importar lo incómodo que pueda ser. Ustedes solo hablan de un eterno crecimiento económico porque tienen demasiado miedo de ser impopulares. Solo hablan de seguir adelante con las mismas malas ideas que nos metieron en este lío, incluso cuando la única cosa sensata por hacer es usar el freno de emergencia. Ustedes no son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son. Incluso esa carga nos la dejan a los niños. • En el 2078 celebraré mi cumpleaños número 75. Si tengo hijos, tal vez pasen ese día conmigo. Tal vez me pregunten por ustedes. Tal vez pregunten por qué ustedes no hicieron nada cuando aún quedaba tiempo para actuar. Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo lo demás, y sin embargo les están robando su futuro frente a sus propios ojos. • Hasta que no empiecen a centrarse en lo que realmente hay que hacer, en lugar de en lo que creen políticamente posible, no habrá esperanza. No podemos resolver una crisis sin tratarla como una crisis. Necesitamos mantener los combustibles fósiles bajo la tierra. Y si es tan imposible encontrar soluciones dentro del sistema, entonces tal vez deberíamos cambiar el sistema. • No hemos venido aquí para rogarle a los líderes mundiales que se preocupen por lo que está ocurriendo. Nos han ignorado en el pasado y nos volverán a ignorar. Ya no nos quedan excusas y nos estamos quedando sin tiempo. Hemos venido aquí para hacerles saber que el cambio está llegando, les guste o no. El verdadero poder pertenece a la gente. Gracias. Cifras 1,700   Lugares se sumaron a la protesta contra el cambio climático.

.

Efrain Betancourt Jaramillo

Más de tips Femeninos