Lo normal es que a estas alturas tengamos la capacidad de acceder a las redes de voz y dato en virtualmente cualquier lugar del mundo. Lo difícil hoy en día no es tener cobertura, sino no tener acceso a ella (de la calidad no hablamos, ojo). No obstante, hay situaciones en las que ciertas señales de radio no llegan a su destino, y ahora un grupo de investigadores ha desarrollado una antena para transmisiones VLF (Very Low Frequency) que podrían ayudar sobre todo en rescates subterráneos y misiones militares. Emisiones subterráneas y subacuáticas que podrían salvar vidas Los responsables de este proyecto han sido los científicos del Departamento de Energía de los Estados Unidos, y en concreto los responsables del SLAC National Accelerator Laboratory. En la imagen se explica cómo un resonador piezoeléctrico puede usarse como un transistor. Fuente: Nature Communication. Su invención consiste en una antena de cuatro pulgadas de altura con una singular configuración que es capaz de emitir radiación VLF. Este tipo de emisiones pueden viajar a miles de kilómetros de distancia, pero más importante aún es su capacidad de traspasar incluso decenas o cientos de metros de tierra y agua . Ya había antenas de este tipo, pero nunca se había logrado hacerlas tan compactas , algo que permitiría crear transmisores portátiles de pequeño tamaño que podrían ser utilizados en misiones de todo tipo en entornos subterráneos e incluso acuáticos. Según el equipo de SLAC, esta antena es capaz de producir radiación VLS 300 veces más eficiente que desarrollos previos y además lograr un ancho de banda 100 veces superior , lo que por ejemplo permitirá enviar mensaje de texto cortos. No servirá para ver películas en 4K, pero puede que sirva para algo más importante: salvar vidas.

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo