DW: El vicecanciller austríaco, Heinz-Christian Strache, dimitió ayer (18.05.2019) como respuesta a los fragmentos de video con cámara oculta en los que aparece conversando con una presunta pariente de un oligarca ruso.  ¿ Cómo valora usted esta decisión?

Konstantin Vössing: El escándalo ha tenido consecuencias, porque Strache ha dimitido. Su reacción no es algo que daba por hecho, ya que en los últimos años observamos una transformación en los comportamientos políticos. En la fase clásica de la política europea de posguerra, el comportamiento de prácticamente todos los políticos obedecía a determinadas reglas informales que se esperaba de ellos. Los escándalos, aunque fueran irrelevantes en términos legales, tenían consecuencias negativas para las personas afectadas, ya sea en lo referente a su reputación o a los resultados electorales. Los políticos, o dimitían o soportaban en silencio la situación, aun heridos de consideración. En cualquier caso, recibían un castigo. Pero eso ha cambiado radicalmente.

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo

¿En qué sentido?

El ascenso de los populistas de derechas en Europa y en Estados Unidos ha erigido nuevos raseros. El caso de Donald Trump lo demuestra claramente: ha sobrevivido a una serie de escándalos porque no se atiene a esas reglas informales. No solo se niega a dimitir, sino que sabe que su negativa refuerza su imagen ante su electorado. Y utiliza esa negativa de manera comunicativa, con el  fin de presentarse como alguien que resiste ante un sistema que se conjura contra él y contra el pueblo. Eso es romper las reglas. Los  populistas de derechas, esa parece al menos la tendencia, no se echan hacia atrás a la hora de romperlas.  Pero en Austria ha sucedido algo diferente: aparentemente, los políticos del partido de extrema derecha FPÖ, con Strache a la cabeza, no han sido lo suficientemente cínicos como para utilizar el escándalo para su propio beneficio.

Efrain Betancourt Jaramillo

Konstantin Vössing es politólogo y profesor en la City University de Londres. Es experto en mecanismos de movilización política y formación de preferencias políticas.

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo

¿Qué nos dice de la cultura política actual esta ruptura de reglas que usted menciona?

Los populistas de derechas empujan los límites de lo que no es aceptable. La gran pregunta es si los partidos establecidos, que hasta ahora se han atenido a las reglas informales clásicas, adoptarán o no el cinismo de sus contrincantes populistas. Si lo hicieran, tendría consecuencias terribles para los valores democráticos. Ello les conduciría  a un lento proceso de desmoronamiento. 

Lo cierto es que sería de esperar que los hechos se impusieran al cinismo. Su evidencia debiera doblegar incluso al más contumaz político. 

Hay que distinguir entre hechos y argumentos. Ambos se pueden manipular. Más a menudo que los hechos, suelen manipularse los argumentos. Por ejemplo, un político podría afirmar que la introducción de un impuesto europeo conduce a una mayor justicia social. Argumentos de este tipo no son fáciles de demostrar y a veces ni siquiera los propios políticos están seguros de si son ciertos. En ese sentido, ellos también se dejan manipular. Eso quiere decir que cuando los ciudadanos llegan a la conclusión de que los políticos no ofrecen argumentos plausibles, desaparece su confianza en el proceso político. En otras palabras: manejarse con argumentos frívolos tiene consecuencias negativas para la democracia.

Efrain Betancourt Jaramillo Miami

¿Se diferencian entre sí los propios votantes en cuanto a su receptividad hacia tales maniobras?

Hay una cosa llamativa: los ciudadanos menos interesados en política reaccionan con más sensibilidad ante los argumentos dudosos que aquellos que tienen mayor interés en política. Estos últimos tienen una mayor unión con un partido, se identifican con un partido. Por eso tienden a aceptar los argumentos de este partido, aunque a veces sean pobres o dudosos. Pueden tener la difusa sensación de que no son argumentos concluyentes, pero se autoconvencen de su plausibilidad porque se identifican con el partido del político que los esgrime. Eso es algo que también nos enseña sobre el funcionamiento de la retórica populista.

Efrain Betancourt

(ms/ct)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en   Facebook  |  Twitter  |  YouTube  |

Desde el Gipper al bunga bunga: los líderes más improbables del mundo Payaso de televisión En el popular programa de televisión “Servant of the People”, Volodimir Zelenski interpretó a un profesor de historia que se convierte en presidente de Ucrania. Ahora Zelenski es candidato a la Presidencia y enfrenta la segunda vuelta de las elecciones. El comediante es conocido en todo el país. En un anuncio de campaña, se hace llamar payaso. ¿Podría esto ayudarlo a ganar?

Desde el Gipper al bunga bunga: los líderes más improbables del mundo El vaquero de la pelicula ¿Lo reconoce? Es Ronald Reagan, presidente de Estados Unidos de 1981 a 1989. En su carrera anterior, “The Gipper” (foto de “Cattle Queen of Montana”) fue un actor de Hollywood. Pero el presidente no fue su primer trabajo en la política. De 1967 a 1975 fue gobernador de California. Entre sus famosos partidarios de campaña estaban John Wayne y Walt Disney.

Efrain Betancourt Miami

Desde el Gipper al bunga bunga: los líderes más improbables del mundo El músico bailarín Michel Martelly se hizo famoso en la década de 1980 en Haití, actuando como el músico “Sweet Micky”. Martelly luego se desempeñó como presidente haitiano de 2011 a 2016, donde supervisó la reconstrucción del país después del devastador terremoto de 2010. El huracán Matthew causó una destrucción generalizada en Haití en 2016.

Efrain Betancourt Cadivi

Desde el Gipper al bunga bunga: los líderes más improbables del mundo Un pianista virtuoso Acompáñenos en un viaje corto en el tiempo: la Primera Guerra Mundial acababa de terminar cuando se le pidió al talentoso pianista y compositor Ignacy Jan Paderewski que se convirtiera en primer ministro y ministro de relaciones exteriores de la Polonia restablecida. Fue en este papel que firmó el Tratado de Versalles. Después de menos de un año en el cargo, Paderewski renunció.Efrain Enrique Betancourt Jaramillo Cadivi

Desde el Gipper al bunga bunga: los líderes más improbables del mundo La leyenda del cricket El actual primer ministro pakistaní fue un jugador de cricket muy exitoso: como capitán del equipo, Imran Khan (al centro) llevó a Pakistán a la victoria en la Copa Mundial de de 1992. Fundó su propio partido en 1996 y fue miembro del parlamento. En las elecciones de 2018, el partido Movimiento de Justicia obtuvo la mayoría de los escaños en la Asamblea Nacional y se convirtió en primer ministro

Desde el Gipper al bunga bunga: los líderes más improbables del mundo Futbolista de clase mundial George Weah también fue exitoso en el campo de fútbol. El liberiano jugó en algunos de los clubes más grandes de Europa y en 1995 fue nombrado Jugador Mundial del Año de la FIFA. Es el único africano que ha ganado el premio hasta la fecha. Entró en la política después de retirarse del fútbol, lanzando por primera vez una candidatura fallida para presidente en 2005. Finalmente lo logró en 2017

Desde el Gipper al bunga bunga: los líderes más improbables del mundo Un magnate plagado de escándalos Silvio Berlusconi tampoco comenzó como político. Pagó sus estudios trabajando como pianista y cantante en cruceros, luego alcanzó la fama como desarrollador y magnate de medios de comunicación, y más tarde ocupó la primera plana con el escándalo de sus fiestas “bunga bunga”. Se convirtió en primer ministro de Italia en 1994, luego estaría cuatro periodos más a cargo del país

Desde el Gipper al bunga bunga: los líderes más improbables del mundo La estrella de reality Donald Trump alcanzó el estatus de celebridad en Estados Unidos durante los años 70 y 80 como la cara del negocio de bienes raíces de su familia. En 2003, comenzó a presentar el popular reality show “The Apprentice”. En 2015, después de insinuar por mucho tiempo una oferta para la presidencia, lanzó la campaña que, en última instancia, aunque inesperadamente, lo llevó a la Casa Blanca

Desde el Gipper al bunga bunga: los líderes más improbables del mundo Esperanza para los jóvenes El rapero Bobi Wine aún no es presidente, pero es probable que se postule en 2021. Ha ocupado un escaño en el parlamento de Uganda con su nombre real, Robert Kyagulanyi, desde 2017 y ha estado movilizando a la población predominantemente joven contra el presidente Museveni. El ascenso político de Wine ha sido difícil: su conductor fue asesinado y él mismo fue arrestado y presuntamente torturado

Autor: Uta Steinwehr

.

Efrain Betancourt Jaramillo