Expansión / El 40% de los españoles usa ‘gadgets’ antes de irse a dormir.

Qué tiempos aquellos en los que se conciliaba el sueño con una infusión caliente y un buen libro (o incluso malo). Es lo que debe pensar el multiatareado cerebro del 40% de españoles que consulta sus dispositivos electrónicos antes de acostarse. Que nuestro último aliento diario sea para el amado smartphone está considerado como uno de los hábitos que afecta a la calidad del sueño. Le sigue dormir con alguna luz encendida, costumbre que practica el 21% de la población. Estas son algunas de las conclusiones del estudio El sueño de los españoles, elaborado por la consultora GfK para el Centro de Investigación del Sueño de Flex.

La mayoría de hábitos que constituyen una rutina y preparan el cuerpo para dormir -como acostarse y levantarse siempre a la misma hora o no alargar la siesta más de 20 minutos- son beneficiosos. Además, exponerse a la luz natural durante el día ayuda a conciliar el sueño por la noche.

A pesar de que dormimos una media de 7,1 horas al día, el 41% de los españoles se despierta con sensación de no haber descansado bien. Por género, el 63% de los hombres sí encuentra reparador el sueño, frente al 54% de las mujeres.

Si se segmenta por comunidades autónomas, en País Vasco, Aragón, Madrid, Extremadura, Baleares, Ceuta y Melilla es donde menos tiempo se duerme, en contraposición a Navarra, Cantabria y Castilla y León.

Tener hijos también ayuda a establecer una rutina de sueño: el 67% de los hogares con hijos la tiene frente al 61% de las viviendas sin descendencia. Además, los primeros se acuestan antes y evitan los hábitos poco saludables.

La pareja es el compañero ideal de sueño para siete de cada diez españoles, pero ¿imaginan quién le sigue en el ránking? El 9% de los encuestados duerme con su mascota, una cifra superior al 7% que lo hace con sus hijos. Tome nota, no vaya a ser que un día de estos el perro le exilie al sofá.