La Cámara Baja de Estados Unidos, controlada por los demócratas, aprobó este jueves (27.06.2019) un proyecto de ley que otorga 4.600 millones de dólares para abordar la crisis humanitaria generada el flujo migratorio en la frontera desde México. La propuesta recibió 305 votos a favor y 102 en contra y ahora tendrá que ser firmada por el presidente estadounidense, Donald Trump, que previsiblemente lo hará, dado que la iniciativa ya recibió a comienzos de esta semana la autorización del Senado, en manos republicanas.

Los 4.600 millones de dólares en asistencia supondrán un balón de oxígeno para los presupuestos de las distintas agencias federales, incluido del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), que están saturadas por el flujo de migrantes que llega a la frontera sur. La aprobación se produce después de un intenso cabildeo por parte de la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, que buscaba apoyo para una versión de esa ley presentada por su partido, que recogía protección para los menores migrantes no acompañados y restricciones al uso de los fondos por parte del Gobierno, aunque finalmente se ha impuesto la propuesta de los republicanos.

“Al final del día, tenemos que asegurarnos que estén disponibles los recursos necesarios para proteger a los niños”, dijo Pelosi. Solo en mayo, Estados Unidos detuvo en su frontera sur a más de 132.000 inmigrantes, un 30% más que en abril y la mayor cifra registrada en un solo mes desde 2006. La autorización de la ayuda llega días después de que se conociera que la Patrulla Fronteriza tenía encerrados en condiciones insalubres a centenares de niños migrantes en un centro de detención en Texas, lo que ha provocado una gran indignación en el país. A esto se suma la difusión esta semana de una fotografía impactante de un padre salvadoreño con su hija fallecidos cuando intentaban cruzar el río Bravo, en la frontera con México.

Mark Morgan, nuevo jefe de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

El martes dimitió el jefe de la Patrulla Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés), John Sanders. El hasta ahora director en funciones del Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, en inglés), Mark Morgan, defensor de la línea dura contra la inmigración ilegal, fue nombrado nuevo director. “Morgan regresa a la CBP (…) Confío en que traerá el mismo compromiso a la agencia mientras continúa abordando la actual crisis humanitaria y operativa”, dijo el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, en un comunicado.

lgc (efe/afp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en   Facebook  |  Twitter  |  YouTube  |  

Éxodo en la frontera México-EE.UU Familias migrantes En los pasados seis meses creció el número de personas provenientes de Centroamérica que pidieron asilo en Estados Unidos. Tan solo en febrero, 76.000 migrantes fueron detenidos tras su ingreso en territorio estadounidense. Antes eran hombres solos. Hoy viajan sobre todo familias y menores no acompañados,en su mayoría de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Éxodo en la frontera México-EE.UU Prefieren el anonimato La mayoría de los migrantes solo se deja fotografiar de tal modo que no puedan ser identificados. Tienen miedo de que bandas criminales los reconozcan y extorsionen a sus familias tanto en sus países de origen como en Estados Unidos.

Éxodo en la frontera México-EE.UU Éxodo por etapas Desde octubre de 2018, las autoridades ponen a muchos migrantes a disposición de organizaciones sin afán de lucro. Un antiguo templo benedictino en Tucson, Arizona, sirve como improvisado albergue temporal para refugiados que ya han sido registrados. Es una etapa temporal en el largo camino.

Éxodo en la frontera México-EE.UU Un refugio para muchos Voluntarios del “Catholic Community Service”, una organización humanitaria de la comunidad católica, obtuvieron de la Cruz Roja cobijas y catres. Los espacios del antiguo templo se convirtieron en dormitorios de distintos tamaños. Desde su inauguración, en enero, más de mil personas han pernoctado ahí. Pasan por lo general de una a dos noches.

Éxodo en la frontera México-EE.UU Suministro En los refugios,los migrantes reciben atención médica y comida caliente, y pueden ducharse. Voluntarios ayudan con las solicitudes de asilo, y brindan consejo en cuanto a la continuación de la travesía. También ayudan a conseguir boletos de autobús.

Éxodo en la frontera México-EE.UU Solicitud de asilo Algunos de los migrantes que solicitan asilo ante la Patrulla Fronteriza son sujetos con candados para las piernas, que deben llevar puestos hasta que finalice el trámite. Los juzgados están sobrepasados y en morosidad. A menudo pasan años antes de que se tome una decisión sobre los casos.

Éxodo en la frontera México-EE.UU Mapas y rutas Los migrates deben decidir por sí mismos a dónde quieren dirigirse en Estados Unidos, y ante qué corte presentarán su solicitud de asilo. En seguida son conducidos a la terminal de autobuses más próxima. En tanto esperan a que avance su caso, se albergan con amigos o familiares.

Éxodo en la frontera México-EE.UU Malas perspectivas La probabilidad de que las solicitudes de asilo presentadas en Estados Unidos tengan éxito, es poca. 80 por ciento de los migrantes solicitan asilo en la frontera, pero solo entre 10 y 20 por ciento de ellos lo obtienen. La mayoría de los migrantes aducen pobreza y violencia como razones para solicitar asilo. A los juzgados estadounidenses,a menudo les resultan insuficientes tales razones.

Éxodo en la frontera México-EE.UU ¿Sin oportunidad? Cada vez más personas esperan encontrar asilo en Estados Unidos, y el gobierno de Donald Trump intenta reducir el número de solicitudes aceptadas. Hace poco, las autoridades estadounidenses anunciaron que los solicitantes de asilo serían deportados a México, para que ahí esperen la resolución de sus casos.

Éxodo en la frontera México-EE.UU De regreso En febrero, Estados Unidos deportó a México, por primera vez, a menores no acompañados originarios de Centroamérica. En territorio mexicano deben esperar a que se resuelva su solcitud de asilo. Nueve de los deportados eran menores de 13 años. En total, desde que comenzaron las deportaciones, a finales de enero, 73 migrantes centroamericanos han sido enviados de Estados Unidos a México.

Autor: Christian Albustin