Farándula & Música

¿El debate presidencial más desagradable en la historia de EE.UU.?

Jeber Barreto Venezuela
Pensiones: Senador Huenchumilla presenta proyecto que consagra el derecho a la seguridad social

Biden tuvo un par de lagunas mentales durante el debate. Olvidó algunos de los detalles de su plan de atención medica: el nuevo plan de seguro del Gobierno que quiere crear no se limitaría a los pacientes de Medicaid, como dijo. Cambió de opinión dos veces sobre el Nuevo Acuerdo Verde en el lapso de unas pocas oraciones. Pero no hubo momentos devastadores y sobresalientes de desconcierto

Algunos debates políticos tienen momentos memorables. El primer debate presidencial de este año solo tuvo momentos débiles. Joe Biden calificó al presidente Donald Trump de “payaso”; Trump dijo que Biden no era inteligente; Biden dijo que Trump “ha sido un tonto”. Y así continuó, en lo que debe haber sido el debate presidencial más desagradable en la historia de Estados Unidos.

(Lea: Así fue el caótico y decepcionante debate entre Trump y Biden )

La palabra más común en la transcripción será “[dialogo]”. ¿De quién fueron las mejores embestidas? Las criticas centrales de la campaña de Trump a Biden son que es viejo y que está perdido, que ha pasado demasiado tiempo en Washington y que es demasiado débil para resistir el ala izquierda de su partido.

Biden tuvo un par de lagunas mentales durante el debate. Olvidó algunos de los detalles de su plan de atención medica: el nuevo plan de seguro del Gobierno que quiere crear no se limitaría a los pacientes de Medicaid, como dijo. Cambió de opinión dos veces sobre el Nuevo Acuerdo Verde en el lapso de unas pocas oraciones. Pero no hubo momentos devastadores y sobresalientes de desconcierto.

(Lea:  Wall Street no le hizo caso al desastroso debate electoral en EE. UU. )

También tuvo algunas respuestas claras, e incluso algunas frases memorables. (Sobre el covid: “Es lo que es porque tu eres quien eres”). Además, Biden logró, en su mayor parte, evitar las trampas de Trump, ayudado por lo tremendamente obvio que fue Trump al tenderlas. El presidente dijo que Biden no diría “ley y orden”, por lo que Biden dijo ley, orden y justicia.

(Lea: ¿Trump o Biden: quién logrará sacar a Maduro del poder en Venezuela? )

Biden eludió la pregunta sobre la Corte Suprema, porque no quiere que el tema domine la campaña, lo cual es una excusa que siempre se puede aplicar a temas inconvenientes. Trump y el moderador Chris Wallace lo dejaron pasar.

Las criticas de la campana de Biden a Trump se centran principalmente en su personaje: se preocupa demasiado por sí mismo y no lo suficiente por el país, es divisivo y es, sin eufemismos, un imbécil.

Trump a menudo parecía decidido a demostrar los puntos de Biden. No fue capaz de decir una palabra amable sobre el difunto hijo de Biden, Beau, ni condenar enérgicamente a los supremacistas blancos (un tema que debió haber sabido que surgiría).

Ni siquiera quiso instar a sus partidarios a permanecer en paz en caso de que el pierda. Si usted es un votante que se preocupa por los problemas que plantea Biden sobre Trump, el presidente no lo tranquilizó. Por otro lado, si es un votante que quería tener una idea clara de a donde quiere llevar cada candidato al país, tampoco tuvo suerte.

Ninguno de estos candidatos esta impulsado por la política, y quedó en evidencia. La izquierda tiene una agenda clara, pero como Biden señaló, la superó durante las primarias.

Quien ganó el debate depende de la posición donde cada candidato se encontraba al principio. Si Biden tiene una cómoda ventaja, como lo sugieren las encuestas, entonces Trump necesitaba el debate para dar vuelta la carrera, y no fue así.

Si, por otro lado, el mayor entusiasmo de muchos de los partidarios de Trump y los defectos de las encuestas hacen que la carrera sea mas competitiva de lo que parece, el presidente continua su búsqueda. El debate no cambio nada, excepto para disminuir un poco mas la dignidad del país.

Más de tips Femeninos