El Deber / Decidiste bajar de peso y para ello adoptastes un plan alimenticio saludable y una rutina de ejercicios, pero no podés perder esos kilos que te atormentan y te sentís frustrada.

No te desesperés, nosotros te decimos cuáles son los aspectos que debés tomar en cuenta antes de iniciar un plan de adelgazamiento y los errores que debés evitar. La obesidad es un trastorno muy complejo en donde intervienen muchas variables o factores genéticos, ambientales, hormonales y disruptores endocrinos, explica la médica endocrinóloga Rima Ribera.

Ella aclara que antes de iniciar un plan de pérdida de peso, la persona debe saber qué tipo de obesidad tiene: obesidad androide, que se caracteriza por concentrar la grasa en la parte superior del cuerpo; y la genoide, que se acumula en la parte inferior.

Y también se necesita descartar posibles problemas hormonales que impiden bajar de peso por más esfuerzo que se haga, como tiroides, hipotiroidismo, problemas en las glándulas suprarrenales y en las hormonas leptina y la insulina; estas dos últimas están comprometidas con el peso corporal.

Según Ribera, las hormonas del cuerpo han sufrido una transgresión, debido al cambio en nuestro hábito alimenticio, a los horarios y a los sabores y olores que ahora presentan las diversas comidas en nuestro medio, lo que ha derivado en una mayor dificultad para perder esos kilos de más.

A eso hay que sumarle los niveles de estrés a los que estamos sometidos todo el día debido a las diferentes actividades. El organismo produce cortisol para combatir el estrés, por lo que si la persona está sometida a un estrés crónico, es como si estuviera inyectándose cortisol en exceso, y eso es nocivo.

?Esas transgresiones que han sufrido las hormonas hay que revertirlas haciendo que esa resistencia llegue a los niveles normales y eso lleva un tiempo. Es muy importante tener un buen apoyo nutricional y sicológico para volver a ordenar nuestro sistema hormonal?, afirma.

Reducir grasa más que peso

Para la nutricionista Patricia Castillo es importante la nutrición a la hora de bajar de peso porque lo que se busca es reducir el exceso de grasa, más que el peso corporal en sí. ?Se trata de manera saludable, constante y mantenerse así en el tiempo?, afirma Castillo, agregando que se debe hacer de manera equilibrada y con el acompañamiento de un profesional para lograr que este sea sostenible y no temporal, como las dietas de moda o las ?dietas milagro?, que tendrán el tan conocido efecto rebote.

También sostiene que es fundamental que la persona que desee cambiar sus malos hábitos alimenticios, lo haga en compañía de la familia para que el beneficio sea para todos, y no tomarlo como un remedio, por un tiempo y dejarlo, sino como un estilo de vida saludable.

Dieta ¿igual a sufrimiento?

Castillo dice que lamentablemente la palabra dieta se la relaciona con dejar de comer o privarse de alimentos y por eso, muchos ponen resistencia; sin embargo, esta palabra proviene del grieto diaita, que significa modo de vida; entonces la dieta es un estilo de vida, no privarse de alimentos o comidas. ?No solo hablamos de los alimentos, sino también de realizar actividad física, consumir suficiente agua o líquido sin azúcar?, puntualiza.

La nutricionista identifica algunos errores a la hora de empezar un plan para bajar de peso y es que no están asesoradas por el profesional indicado; entonces lo primero que hacen es restringir nutrientes, principalmente los carbohidratos, y ?matarse? haciendo ejercicios en un gimnasio, siendo que con estas prácticas lo único que están logrando es gastar su masa muscular o deshidratándose y por eso es que pierden peso, pero no grasa.

Lo recomendado es una ingesta adecuada y equilibrada de los nutrientes (carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua).

Para lograr el objetivo Castillo aconseja cumplir con los tiempos de comida: desayuno, refrigerio a media mañana, almuerzo, merienda y cena, respertar tres horas entre una comida y la siguiente, realizar una actividad física diaria intensa por lo menos por 45 minutos