La Nacion / Las bajas temperaturas no sólo predisponen al contagio de enfermedades respiratorias sino que también son las causantes de molestos dolores musculares . Esto porque que a causa del frío los músculos se ven obligados a trabajar más para completar las mismas tareas que realizan con un clima más templado, lo que puede producir dolor.

León Raposo , traumatólogo de Centros Médicos Vidaintegra , explica que el cuerpo cuenta con mecanismos que le permiten adaptarse a los cambios de temperatura. Para ello, tiene receptores que captan  estas modificaciones.

“Así como el calor relaja los músculos y provoca sensación de bienestar, el frío tiende a producir contracción muscular” , dice.

Y añade que en esta época se incrementan los pacientes con enfermedades  músculo esqueléticas tales como artritis, artrosis, fibromialgia o enfermedades reumatológicas.

En ellos “se puede mitigar el aumento de síntomas  musculares por frío, usando  vestimenta adecuada y manteniéndose en un ambiente temperado, evitando exponerse  a la intemperie”, remarca.

Puede ocurrir también que cualquier esguince o fractura antigua puede presentar algún  grado de dolor con el clima frío, aunque haya transcurrido largo tiempo desde su tratamiento.

EJERCICIOS Con el frío las zonas más afectadas por lesiones y contracturas que originan dolores son el cuello y la espalda.

Raposo indica que si se siente más dolor al realizar ejercicio durante los meses fríos, manteniendo el mismo nivel de actividad física que se tiene el resto del año, podría ser reflejo de que el cuerpo necesita un tiempo de calentamiento mayor.

“Se debe tratar de iniciar la sesión con ejercicios cardiovasculares ligeros, como caminar a paso lento. Esto elevará la temperatura corporal y asegurará que el oxígeno y la sangre fluyan por todo el organismo”, recomienda.

Además de calentamientos, -agrega- se deben realizar estiramientos para prevenir lesiones.

Hay que recordar también, que   al evaporarse la transpiración disminuye la temperatura corporal. Por esto, después de hacer ejercicio en un ambiente frío, hay que  evitar el enfriamiento por  el sudor.

“Cuando exista dolor muscular  o corporal no hay que atribuirlo al frío como único causante. Es conveniente consultar al médico  para descartar la presencia de  alguna enfermedad reumatológica, estados infecciosos como  gripe, influenza u otras causas”, completa.