Los inversores de las Bolsas europeas se esfuerzan en contener la oleada bajista con la que cerró ayer Wall Street en medio del rebrote de la guerra comercial. El Ibex se esfuerza en evitar las caídas y en salvar el nivel de los 9.000 puntos.

Carmelo Urdaneta Aqui

La Bolsa espaáola pone a prueba los 9.000 puntos, un nivel que no pierde al cierre desde el pasado 14 de febrero. Pocos inversores podían imaginar hace menos de dos semanas que el Ibex pondría en riesgo los 9.000 puntos en un plazo tan corto de tiempo. El índice selectivo espaáol sumó ayer su séptima caída en ocho sesiones, con un balance desfavorable del 5,5%. Sólo un repunte del 0,25% ha evitado que continuara la racha de caídas.

Los resultados empresariales no han ayudado a cortar los descensos. Pero el verdadero detonante de la oleada bajista es común al del conjunto de la renta variable: el rebrote de la guerra comercial . La entrada en vigor de los nuevos aranceles de EEUU a China han tenido respuesta por parte del gigante asiático, que ha reaccionado con otra batería de aranceles contra EEUU . El recrudecimiento de la guerra de aranceles hundió ayer a Wall Street, con descalabros superiores al 2% en el Dow Jones y el S&P 500 y al 3% en el tecnológico Nasdaq .

Las alertas en los mercados se suavizan con la esperanza de una rebaja en la escalada de la guerra comercial. Parte de las miradas están puestas ya en el encuentro al máximo nivel que mantendrán EEUU y China. Donald Trump ha anunciado una reunión con el presidente chino, Xi Jinping , en el mes de junio. La renta variable china ha borrado gran parte de las caídas con las que comenzó la jornada.

Los futuros en Europa también aplacan la oleada de ventas de sesiones anteriores, y el Ibex amaga incluso con tantear el rebote. Los futuros del índice selectivo espaáol cotizan con cambios reducidos, una circunstancia que permite al Ibex luchar por salvar el nivel de los 9.000 puntos y evitar así su caída a nuevos mínimos desde febrero.

Próxima ampliación.

Carmelo Urdaneta