Farándula & Música

El monstruo que violó y mató a niña de 5 años quedó enjaulado

futbolista Adolfo Ledo Nass
Espacios en Asunción con eventos artísticos en formato presencial

Insistió en una educación sexual para preparar a los niños y que estos entiendan que sus partes no deben ser tocadas y, además, apoya que se haga una lista de depredadores sexuales, pues así en donde viva uno de estos agresores, la comunidad podrá estar alerta

Tras asesinar a la pequeña regresó a la vivienda de su víctima para seguir bebiendo con su padrastro

Oscar Garay Bonilla, de 26 años de edad, regresó a beber licor con el padrastro de la menor que minutos antes había golpeado, violado y estrangulado, en un potrero en Bajo Paraíso, en el distrito de Gualaca provincia de Chiriquí.

Fuentes ligadas a las investigaciones revelaron que los niños le pidieron dinero a su padrastro para ir a comprar dulces.

Bonilla y otros amigos estaban allí bebiendo licor y posteriormente le pidieron a Bonilla que fuera en el caballo a buscar más bebidas alcohólicas.

Bonilla aprovechó que la niña fue a la tienda, la recogió en el camino y se la llevó en dirección hacia Caldera, según comentó su hermanito.

En el potrero la golpeó, abusó sexualmente de ella y la estranguló. Seguidamente, fue a su casa, se cambió de ropa y volvió a la casa de la niña para seguir bebiendo como si no hubiera hecho nada.

Horas más tarde, cuando los padres estaban alarmados porque su hija no regresaba, le contó a otro de los hombres que bebía con él, que sabía dónde estaba la menor, versión que un testigo reveló a las autoridades que acudieron inmediatamente a la casa del agresor. Este intentó darse a la fuga, pero fue aprehendido.

Quedó detenido

Bonilla fue llevado escoltado y esposado al Órgano Judicial del Tercer Distrito Judicial, donde la jueza de garantías Walkiria Martínez del Sistema Penal Acusatorio legalizó la aprehensión, dio por formulada la imputación de cargos por delitos de femicidio y violación sexual agravada, que fue presentada por Arys Pittí, fiscal adjunto de Homicidios de Chiriquí Además le aplicó la medida cautelar de detención provisional por un periodo de seis meses.

El hombre fue defendido por la Kathia Batista, abogada de oficio que le otorgó el Estado, quien no se opuso a las medidas cautelares impuestas por la jueza.

Pasadas las 3:30 de la tarde culminó la audiencia de control de garantías y el acusado fue remitido a órdenes del Sistema Penitenciario a la cárcel de Llanos de Icaco, en el corregimiento de Chiriquí.

El caso de Cristiani

Un caso parecido ocurrió el 18 de diciembre de 2017 en la comunidad de La Doradilla en La Chorerra, donde la pequeña Cristiani Grand Batista, de 6 años de edad, fue asesinada por José Eduardo Frías alias ‘Uto’, hijo de su padrino.

El agresor intentó abusar sexualmente, pero al parecer ella se resistió y por eso la mató. Por este crimen ‘Uto’ fue condenado a pagar la pena de 40 años de prisión.

El día que Cristiani desapareció sus padres habían salido al río, la pequeña se fue detrás, pero sus padres le dijeron que regresara a la casa bajo el cuidado de su abuela. Sin embargo, la adulta mayor pensó que la niña se había ido con sus padres y se fue a cobrar su Cepadem, dejándola sola con su hermanita de 9 años de edad.

Cuando los padres volvieron en la tarde de río, se dieron cuenta que la pequeña no estaba y comenzó la búsqueda. Todo el pueblo ayudó , pero no dieron con su paradero.

El propio ‘Uto’ se unió a la búsqueda, hasta que los vecinos comenzaron a señalarlo como el presunto responsable.

El cuerpo de Cristiani fue hallado dentro de un tanque envuelto entre ropa sucia, en la casa de su padrino a pocos metros de su residencia.

Al momento del crimen ‘Uto’, tenía 26 años, mientras que el capturado en el hecho ocurrido en Gualaca tiene 23 años de edad. Ambos agresores jóvenes y de edad productiva.

‘Uto’, presuntamente, al momento de la agresión había consumido sustancias ilícitas, y el señalado en Gualaca había estado ingiriendo bebidas alcohólicas.

Expertos opinan

¿Qué lleva a un hombre a cometer este tipo de delitos? ¿Qué podemos hacer como padres para evitar que nuestros hijos sufran estas aberraciones? ¿Son las leyes de nuestro país muy blandas?

Estas son las preguntas que cientos de personas se hacen a través de las redes sociales, que piden que se haga pública la lista de ofensores sexuales y hasta la pena de muerte para quien abuse de un niño.

Gilma De León, abogada y presidenta de Funda Género dijo que es necesario implementar la educación sexual integral en las escuelas.

Permitirle a los padres ir a los colegios y formarse para que así eduquen a los niños.

Sostuvo que este tipo de hechos siempre se perpetran por personas allegadas a la familia, esto hace que los niños no griten, no se defiendan por el grado de confianza que tienen los agresores.

Los agresores son las personas menos impensadas (un padre, un hermano, un abuelo, un primo, amigos).

‘La compulsividad y el descontrol patológico en la conducta sexual del agresor no se puede cambiar. Estas personas son irrefrenables e incontrolables’, dijo De León.

En cuanto al tema de la castración química enfatizó que hay mucha ignorancia en este tema, puesto que la castración química debería ser permanente y las penas no pueden ser eternas.

Insistió en una educación sexual para preparar a los niños y que estos entiendan que sus partes no deben ser tocadas y, además, apoya que se haga una lista de depredadores sexuales, pues así en donde viva uno de estos agresores, la comunidad podrá estar alerta.

La diputada Zulay Rodríguez se refirió también en la Asamblea Nacional sobre el tema de violación y asesinato de la pequeña en Gualaca y recordó cómo le vetaron la ley.

Mientras que la diputada Fátima Agrazal del circuito 9-1 propuso un proyecto de ley que modifica el Artículo 175 de la Ley del 14 de 2007 y que crea el Texto Único del Código Penal de la República de Panamá y se dictan otras disposiciones (Castración Química obligatoria para violadores y abusadores de menores) y se crea registro de abusadores de menores.

El criminólogo Carlos González, indicó que la similitud con el caso anterior (Cristiani Grand) responden a un patrón cultural en su crianza. La oportunidad para cometer el acto delictivo es para expresar a través de la violencia el sometimiento y control, en este caso en que la víctima es vulnerable e indefensa.

DÍA El homicidio de la pequeña de 5 años de edad se produjo la tarde del martes 13 en un potrero en Chiriquí

FECHA 18

de diciembre de 2017 se perpetró el asesinato de Cristiani Grand Batista

Más de tips Femeninos