Cualquier persona pensaría que el biofísico alemán Joachim Frank, estaría muy satisfecho con la vida. En 2017, él y un grupo de colegas recibieron el Premio Nobel de Química por inventar el criomicroscopio electrónico, una herramienta que permite estudiar las moléculas a temperaturas muy bajas.

Sin embargo, en una entrevista reciente con el diario El País de España el biofísico confesó estar frustrado porque no haber podido publicar las tres novelas que ya tiene escritas en ninguna parte. De hecho en la biografía de su Twitter sólo tiene lo siguiente: “Quiero ser escritor” . No alardea que ha ganado un nobel ni tampoco que ejerce como profesor de biología en la prestigiosa Universidad de Columbia.

Al preguntarle de dónde nació su anhelo por escribir, Frank relata que sucedió hace más de 35 años cuando se inscribió a un taller del escritor y ganador del Pulitzer William Kennedy, posteriormente ganador del Pulitzer. Allí empezó a escribir su primera novela titulada Aan Zee . La terminó alrededor de 1994 y luego envió el borrador a varios editores pero con ninguno tuvo éxito, r elata en su página web llamada Franxfiction que creó para dar a conocer al mundo sus obras.

Lea también:  La colombiana que está a cargo de una investigación en física cuántica en uno de los institutos más prestigiosos de Estados Unidos 

En un episodio de desesperación tras el fracaso de su primera novela, envió el manuscrito a una imprenta en Inglaterra en la que gran parte de los costos los asume el autor. Según cuenta le enviaron “una evaluación tan brillante” de los méritos literarios de su texto, donde !supuestamente un editor profesional elogiaba la novela en tonos tan excesivos! que decidió abandonar la idea, por vergüenza.

Así, su intención por ser escritor fue pasando a un segundo plano mientras se convertía en uno de los biofísicos más prestigiosos del mundo. Hoy, cuando parece haber logrado todo en su campo, su único sueño es publicar su obras que son una mezcla entre ciencia ficción y realidad. En su novela más reciente The observer, por ejemplo,  está inspirada en la historia real del exdirector de un Instituto Astronómico en Alemania que lucha por recuperarlo despuñes de que la universidad lo vendiera para convertirlo en burdel.

Su tercera novela titulada Narcis, está ambientada a finales del siglo XXI y narra la vida de una comunidad tras un evento catastrófico no especificado. El protagonista es un estudiante postdoctoral que se enfrenta a un mundo lleno de manipulaciones y asesinatos. Cucarachas del tamaño de un hombre vagan por el desierto, mientras él trata de encontrarle una explicación a ese caos.

Le podría interesar: Creador de los cazadores de mitos hizo una armadura de Iron Man que vuela y resiste balas

Aunque Frank no desiste en convertirse algún día en un prestigioso escritor, dice que haber ganado un premio Nobel y tener una mente prodigiosa para la química no le ha valido de nada para encontrar editores que apoyen su talento.  Al contrario, siempre le dicen: “Un Nobel, ¿y qué? ¿Cómo se atreve siquiera a intentarlo?”.

Para él , “la antigua manera de publicar libros ha desaparecido” y la única forma de publicar un libro hoy es “mostrar los beneficio económicos. Y tener conexiones”, afirmó a El País.