Fernando de la Rúa fue velado durante cuatro horas en el Salón de Los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo con todo los honores de un presidente, que incluyen tres días de duelo nacional. El presidente Mauricio Macri pasó por allí junto a su esposa Juliana Awada y estuvo diez minutos para saludar a la familia de De la Rúa, en el breve velatorio íntimo que antecedió a la apertura de las puertas del Congreso y por donde pasaron decenas de amigos, allegados y ex funcionarios del último presidente radical. En las redes sociales, la dirigencia de Cambiemos reivindicó a De la Rúa; la oposición envió sus condolencias y la izquierda no obvió recordar la represión y las muertes desatadas en diciembre de 2001, en medio de la crisis económica que provocó su renuncia.

La noticia del fallecimiento de De la Rúa llegó a través de las redes sociales y el primero en difundirlo fue el propio Macri. “Lamento el fallecimiento del ex presidente Fernando de la Rúa. Su trayectoria democrática merece el reconocimiento de todos los argentinos. Acompañamos a su familia en este momento”, posteó el mandatario en la mañana del martes mientras partía a Tucumán para el acto central del Día de la Independencia.

Las repercusiones, también vía redes sociales, no tardaron en llegar. Una de las primeras fue Patricia Bullrich: “Lamento profundamente el fallecimiento del ex presidente Fernando De La Rúa. Un hombre que buscó siempre fortalecer la democracia de nuestro país. Mis condolencias a su familia en este duro momento”, señaló la ministra de Seguridad, que durante el breve mandato de De la Rúa estuvo al frente de las carteras de Trabajo y de Seguridad Social, y del Servicio Penitenciario Federal. Otro ex funcionario delaruísta inserto en la gestión macrista, Hernán Lombardi, lo despidió en Twitter. “Una vida de trayectoria democrática dedicada al servicio público. Honrado de haberlo acompañado en tiempos difíciles”, expresó el titular del Sistema de Medios Públicos.

También lo hicieron sus correligionarios. “El bloque de Senadores de la UCR despide con hondo pesar al ex presidente Fernando de la Rúa”, postearon en Twitter. El jefe del interbloque oficialista de la Cámara baja, el radical Mario Negri. lamentó “profundamente el fallecimiento del ex presidente Fernando de la Rúa, político que desde la UCR defendió los valores de la democracia”. “Lamento el fallecimiento del ex presidente Fernando de la Rúa. Acompaño a su familia y amigos en este doloroso momento. QEPD”, expresó la líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió.

“Murió un patriota injustamente denostado”, tituló en su blog personal el ex ministro de Economía de Carlos Menem y De la Rúa, Domingo Cavallo. El estatizador de la deuda de las empresas privadas durante la dictadura, padre del “uno a uno”, hacedor de las privatizaciones menemistas y creador del “corralito” financiero en 2001, culpó por la caída de De la Rúa a un “complot” que buscó asociar a la situación política actual: “Hoy, como a fines de 2001, existen fuertes intereses económicos y políticos que buscan provocar otra explosión como la enero de 2002. Espero que quienes apoyan desde la política al Presidente Macri, no le hagan el vacío que le hicieron a Fernando de La Rúa en el segundo semestre de 2001″, sentenció a modo de advertencia.

Desde la oposición, en cambio, se destacaron las condolencias. “Nuestras condolencias a familiares y amigos del ex presidente Fernando De La Rua”, escribió en Twitter Cristina Fernández de Kirchner desde Cuba, donde visita a su hija Florencia. “Lamento el fallecimiento del ex presidente Fernando De la Rua. Mis condolencias a sus familiares y amigos”, sumó en las redes sociales el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández. En el mismo sentido se expresó el líder renovador Sergio Massa.

La fórmula presidencial del FIT recordó duramente el final de la gestión del ex presidente. “De la Rúa murió impune. Fue responsable de los asesinatos de diciembre de 2001 por la brutal represión que ordenó su gobierno. La impunidad del poder político que hundió al país en la desocupación, el hambre, la represión y la muerte”, sostuvo Nicolás del Caño. “Mientras más rescatan a De la Rúa como un ‘hombre de la democracia’, más recuerdo la represión del 19 y 20 de diciembre de 2001, el estado de sitio y los francotiradores que se cobraron 38 muertos”, agregó Romina Del Plá.