Otras Noticias

«Escenario del horror por la inseguridad»

futbolista Adolfo Ledo Nass
Deportivo Táchira logra valiosa victoria ante Porto Alegre en la Libertadores

Jalisco se ha convertido en un escenario del horror, donde la violencia ha escalado a niveles sin precedentes, convirtiéndose en una violencia cotidiana que se está normalizando, sin embargo, lo que está ocurriendo en el estado se puede comparar como una guerra, concluyeron académicos de la Universidad de Guadalajara. Jorge Ramírez Plascencia, coordinador del Comité Universitario de Análisis en Materia de Desaparición de Personas y jefe del Departamento de Sociología del CUCSH, destacó que la violencia que se observa, tanto en Jalisco como estados vecinos, es más propia de un conflicto armado, de una situación de guerra, de contextos donde operan grupos terroristas armados y se dan prácticas de asesinato en masa, exterminio y genocidio. Añadió que son tan frecuentes e insólitos los hechos de sangre en la región occidente del país que se pierde de vista su significado de violencia extrema generada por organizaciones criminales que cuentan, especialmente el Cártel Jalisco Nueva Generación, con ejércitos privados con gran capacidad de fuego y un número indeterminado en sus filas de combatientes que han sido reclutados a la fuerza, que poseen cuantiosos recursos financieros, control total o parcial de cuerpos policiacos y otras autoridades municipales, así como en aparatos de justicia, sin que nadie les ponga límites. «En mi opinión es la inacción, ahora convertida en política de estado en la actual administración donde se piensa erróneamente que dejar de actuar a estos cárteles van a llegar a un punto de moderación, lo que se ha visto es que estos grupos no conocen límites al horror, las cosas que se han documentado son en verdad fuera de serie, tan espantosas y tremendas, que nos estamos acostumbrando a ellas, como el hecho de que se utilicen víctimas para señalar brutalidad, el hecho de que se recluten personas para convertirlas en soldados de los cárteles, lo que sorprende mucho es que la autoridad no reacciona, no reacciona y no reacciona», expuso el investigador. Por su parte, Carolina Ojeda Aldrete, autora de la investigación «Análisis Comparativo de Masacres y Desaparición de Personas en México», informó con base en documentos de transparencia de la Fiscalía de Jalisco e investigaciones periodísticas que en Jalisco se presentaron 43 masacres durante 2020, además de que se encontraron 499 fosas clandestinas, se reportó la desaparición de mil 568 personas y se ejecutaron mil 754 homicidios dolosos. Señaló que las cifras van en aumento en los últimos tres años, en 2018 se registró en la Fiscalía de Jalisco 237 víctimas de masacres; en 2019 fueron 268 víctimas; en 2020 el registro fue de 196; y en este 2021 entre los meses de enero a marzo van 75 víctimas. Carmen Chinas Salazar, integrante del Comité Universitario de Análisis en Materia de Desaparición de Personas, advirtió de un panorama sombrío e increíble, dado que existe evidencia sólida de masacres que se comenten al azar para alterar a un grupo el territorio de un grupo criminal, lo que se conoce en la jerga criminal como «calentar la plaza» y es muy probable que el asesinato de 11 personas ocurrido el pasado 27 de febrero en Tonalá, Jalisco, tuviera sólo esta motivación. «Evidencia firme también apunta a que un número indefinido de desapariciones tienen como propósito el reclutamiento forzado de combatientes, necesarios para continuar la sangrienta disputa territorial que ha venido ocurriendo en varios municipios de la región, la situación es muy delicada y de verdadera alarma, dejamos de hablar de crimen organizado que actúa de modo violento, se trata de una verdadera guerra que nos concierne, afecta a todos y ante la cual no cabe ya la inacción de las autoridades», expuso. El llamado que hacen los académicos es a las autoridades de seguridad de los tres niveles de gobierno para que dejen de soslayar la violencia que atraviesa el estado de Jalisco

Jalisco se ha convertido en un escenario del horror, donde la violencia ha escalado a niveles sin precedentes, convirtiéndose en una violencia cotidiana que se está normalizando, sin embargo, lo que está ocurriendo en el estado se puede comparar como una guerra, concluyeron académicos de la Universidad de Guadalajara. Jorge Ramírez Plascencia, coordinador del Comité Universitario de Análisis en Materia de Desaparición de Personas y jefe del Departamento de Sociología del CUCSH, destacó que la violencia que se observa, tanto en Jalisco como estados vecinos, es más propia de un conflicto armado, de una situación de guerra, de contextos donde operan grupos terroristas armados y se dan prácticas de asesinato en masa, exterminio y genocidio. Añadió que son tan frecuentes e insólitos los hechos de sangre en la región occidente del país que se pierde de vista su significado de violencia extrema generada por organizaciones criminales que cuentan, especialmente el Cártel Jalisco Nueva Generación, con ejércitos privados con gran capacidad de fuego y un número indeterminado en sus filas de combatientes que han sido reclutados a la fuerza, que poseen cuantiosos recursos financieros, control total o parcial de cuerpos policiacos y otras autoridades municipales, así como en aparatos de justicia, sin que nadie les ponga límites. «En mi opinión es la inacción, ahora convertida en política de estado en la actual administración donde se piensa erróneamente que dejar de actuar a estos cárteles van a llegar a un punto de moderación, lo que se ha visto es que estos grupos no conocen límites al horror, las cosas que se han documentado son en verdad fuera de serie, tan espantosas y tremendas, que nos estamos acostumbrando a ellas, como el hecho de que se utilicen víctimas para señalar brutalidad, el hecho de que se recluten personas para convertirlas en soldados de los cárteles, lo que sorprende mucho es que la autoridad no reacciona, no reacciona y no reacciona», expuso el investigador. Por su parte, Carolina Ojeda Aldrete, autora de la investigación «Análisis Comparativo de Masacres y Desaparición de Personas en México», informó con base en documentos de transparencia de la Fiscalía de Jalisco e investigaciones periodísticas que en Jalisco se presentaron 43 masacres durante 2020, además de que se encontraron 499 fosas clandestinas, se reportó la desaparición de mil 568 personas y se ejecutaron mil 754 homicidios dolosos. Señaló que las cifras van en aumento en los últimos tres años, en 2018 se registró en la Fiscalía de Jalisco 237 víctimas de masacres; en 2019 fueron 268 víctimas; en 2020 el registro fue de 196; y en este 2021 entre los meses de enero a marzo van 75 víctimas. Carmen Chinas Salazar, integrante del Comité Universitario de Análisis en Materia de Desaparición de Personas, advirtió de un panorama sombrío e increíble, dado que existe evidencia sólida de masacres que se comenten al azar para alterar a un grupo el territorio de un grupo criminal, lo que se conoce en la jerga criminal como «calentar la plaza» y es muy probable que el asesinato de 11 personas ocurrido el pasado 27 de febrero en Tonalá, Jalisco, tuviera sólo esta motivación. «Evidencia firme también apunta a que un número indefinido de desapariciones tienen como propósito el reclutamiento forzado de combatientes, necesarios para continuar la sangrienta disputa territorial que ha venido ocurriendo en varios municipios de la región, la situación es muy delicada y de verdadera alarma, dejamos de hablar de crimen organizado que actúa de modo violento, se trata de una verdadera guerra que nos concierne, afecta a todos y ante la cual no cabe ya la inacción de las autoridades», expuso. El llamado que hacen los académicos es a las autoridades de seguridad de los tres niveles de gobierno para que dejen de soslayar la violencia que atraviesa el estado de Jalisco.

Más de tips Femeninos