Sam Rogers tiene solo 23 años. Cursa su último año universitario en Diseño en la Universidad de Loughborough , donde ha impreso el traje más rápido jamás creado, tal y como ha mostrado en la Exposición Anual de Diseño que organiza el centro educativo.

El joven trabaja en impresión 3D en la popular compañía Gravity Industries, una empresa británica de innovación aeronáutica que se dedica a la investigación para conseguir que el ser humano vuele a través de sus particulares trajes .

Bajo esta filosofía, Rogers se ha valido de la tecnología de impresión en 3D para crear su nuevo traje basándose en el primero que ideó Richard Browning, el fundador de Gravity Industries. La nueva versión ha sido mejorada. Está impreso en aluminio, nailon y acero e incorpora canales de aire que lo hacen más liviano, fresco y eficiente . También cuenta con cinco motores (dos en cada brazo y uno en la espalda) que propulsan al ser humano quemando queroseno para que pueda volar, controlando en todo momento este particular viaje con los controles ubicados dentro de las empuñaduras.

En 2017, la versión anterior estableció el récord mundial para el traje más rápido al conseguir 51,53 km/h. El traje del joven ha conseguido volar a más de 80 km/h y tiene una potencia de 1000 CV.