El nombramiento de Steven Muldrow tendrá que ser aprobado por el Senado de Estados Unidos. (Suministrada) “Estoy honrado de haber sido nominado”.

Así reaccionó Steven Muldrow al anuncio de que el presidente Donald Trump lo nominó para dirigir la fiscalía federal en Puerto Rico.

Su nombramiento ahora tendrá que ser aprobado por el Senado de Estados Unidos.

“Si soy confirmado por el Senado, será un honor y un privilegio servir como el jefe de la fiscalía federal para el Distrito de Puerto Rico“, agregó Muldrow en declaraciones escritas para El Nuevo Día.

Muldrow sustituirá a Rosa Emilia Rodríguez Vélez, quien anunció en las pasadas semanas que se acogerá al retiro, tras casi cuatro décadas como fiscal federal.

“La fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez-Vélez felicita al fiscal W. Stephen Muldrow por su nombramiento para dirigir la fiscalía federal para el Distrito de Puerto Rico“, indicó Lymarie Llovet, portavoz de esa oficina federal en la isla.

De igual forma, destacó que mientras trabajó en Puerto Rico, Muldrow “se dedicó a procesar exitosamente múltiples organizaciones de narcotráfico” y calificó su trayectoria de fiscal como “intachable”.

Tanto Muldrow como Rodríguez Vélez indicaron que no ofrecerán más expresiones sobre este asunto en deferencia al proceso de confirmación que está pendiente.

Por su parte, el juez presidente del Tribunal Federal del Distrito de Puerto Rico, Gustavo Gelpí, expresó que Muldrow, “de ser confirmado, dada su experiencia y trayectoria, es una persona que está más que capacitado para ocupar el puesto de fiscal de distrito en Puerto Rico“.

Señaló que conoce a Muldrow desde que llegó a Puerto Rico en la década de 1990, seguido por el tiempo en que litigaron en contra, y que luego postuló en su sala cuando era magistrado federal.

“Siempre fue un fiscal íntegro y preparado, y una persona muy agradable. Se esforzó además por aprender a hablar español correcto”, destacó Gelpí a El Nuevo Día, al recordar que también recibió buenos comentarios sobre Muldrow de parte de jueces en Florida.

Gelpí comentó que “con el puesto vienen más canas y muchos días y noches largas. Pero el fiscal Muldrow es un fiscal de carrera, lo cual muestra su dedicación y afán por que se respete la ley y orden”, agregó.

Muldrow actualmente es fiscal asistente en la fiscalía federal de Tampa, Florida, donde fue jefe interino. En Puerto Rico, también fue fiscal asistente durante seis años, bajo la jefatura de Guillermo Gil Bonar.

Varios exfiscales que trabajaron junto con Muldrow en la isla resaltaron sus cualidades.

El exfiscal federal Osvaldo Carlo recordó, además, que Muldrow se familiarizó con la cultura local y los asuntos sociales.

“Es una persona conocedora de Puerto Rico. No es un extraño a la oficina de aquí. No tiene que esperar a familiarizarse. Puede empezar a trabajar al otro día que llegue”, dijo Carlo.

“Me parece que el Departamento de Justicia federal dio énfasis en traer a alguien que conozca a Puerto Rico, pero que no tenga ataduras de aquí por las investigaciones que se avecinan”, añadió. “Tras bastidores, se ha oído que eso es un factor para traer a una persona sin lazos locales”, puntualizó Carlo.

Mientras, el exfiscal federal Ignacio Rivera consideró que además de los méritos en el resumé de Muldrow, especialmente en el procesamiento de organizaciones criminales violentas, pesó que “ha estado fuera más de una década”, así que llegaría alejado de “la contaminación política” local.

“Puedo especular que veo la mano del FBI (Negociado Federal de Investigaciones) en este nombramiento… No me extraña que Douglas Leff (jefe del FBI en la isla) sea uno de los que tuvo algo que decir en este nombramiento”, teorizó.

A su vez, la exfiscal federal María Domínguez comentó que Muldrow “siempre me pareció una persona capaz y responsable, un buen fiscal de carrera”.

Asimismo, Domínguez recordó que de sus 20 años como fiscal federal, ella fue fiscal asistente de Rodríguez Vélez ocho años.

En ese sentido, destacó que Rodríguez Vélez sale del puesto dejando una vara alta por su gestión al frente del Ministerio Público federal en Puerto Rico. “Si va a ser reemplazada por la razón que sea, debe ser con una persona competente y a la altura del trabajo que ha hecho”, afirmó.

José Javier Pérez colaboró en esta historia.