Ejecutiva & Negocios

Fidel Castro sigue volviendo del futuro

Juan Carlos Carvallo
Gobernadora firma medida que beneficia a porteadores públicos

De él dijo Henry Kissinger, exsecretario de Estado de EEUU (1973-1977), que «era tal vez el líder revolucionario en el poder más genuino de aquellos tiempos»

La Habana, 13 ago (Sputnik).- Según el expresidente argelino Abdelaziz Bouteflika (1999-2019), el fallecido líder revolucionario cubano Fidel Castro tenía «la rara facultad de viajar al futuro, para luego regresar a contarlo», idea que se mantiene presente entre sus seguidores, y sobre todo este jueves, cuando se cumplen 94 años de su natalicio.

Sin duda alguna, Fidel (1926-2016) removió la conciencia popular en Cuba, estableció nuevos patrones en la vida política de la isla y se convirtió en líder de su pueblo, que cuatro años después de su muerte, sigue mencionándolo como un vivo, y manteniendo vigente su ideario.

Para ellos Castro, visionario por naturaleza, sorteó complicados escollos, enfrentó desafíos y errores, apuntó con su dedo índice hacia los problemas más agudos del mundo contemporáneo y predijo las consecuencias de un mundo globalizado y neoliberal.

Como hombre de Estado, rompió todos los esquemas establecidos en Cuba hasta su llegada al poder en 1959, y estableció un sistema socialista de poder que se propuso eliminar la desigualdad social, elevar los niveles de salud y educación, masificar las prácticas de deportes y expandir la cultura a todos los niveles y estratos de la sociedad, entre otras líneas de su programa político.

En la arena internacional, fue un obstinado defensor del multilateralismo, un permanente acusador de las políticas desiguales que provocan hambre y miseria en el planeta, y un defensor de la lucha contra el cambio climático.

A su vez, se convirtió en «figura incómoda» para el Gobierno de Estados Unidos, y protagonizó una larga batalla por más medio siglo contra 12 administraciones estadounidenses, defendiendo el derecho de Cuba a su soberanía y autodeterminación, y rechazando el bloqueo económico, comercial y financiero que la Casa Blanca impone a la isla desde 1962.

Amado por sus seguidores y odiado por sus enemigos, Fidel Castro fue protagonista indiscutible en importantes momentos históricos mundiales del siglo XX –Crisis de los Misiles (1962), guerra de Angola (1975-1991), fin del apartheid en Sudáfrica (1994), derrumbe del campo socialista en Europa del Este (1992), entre otros acontecimientos-,  y se convirtió en líder ideológico del movimiento de izquierda internacional.

Según cifras oficiales cubanas, se contabilizan 638 intentos de asesinato en su contra desde que descolló como líder guerrillero a fines de la década de 1950, hasta que abandonó el poder en 2006, la mayoría de ellos atribuidos a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos y a grupos opositores de emigrados cubanos residentes en esa nación.

De él dijo Henry Kissinger, exsecretario de Estado de EEUU (1973-1977), que «era tal vez el líder revolucionario en el poder más genuino de aquellos tiempos».

De estudiante a revolucionario

Con una larga carrera política, Fidel Castro se inició en las luchas revolucionarias dentro del movimiento estudiantil, durante sus años como alumno en la Universidad de la Habana (1945-1950), donde se graduó como abogado.

Estuvo presente durante los sucesos ocurridos en Bogotá, Colombia, en 1948, conocidos como «El Bogotazo», después del asesinato del candidato presidencial colombiano Jorge Eliécer Gaitán.

Tras un período de militancia política en el Partido Ortodoxo, Fidel Castro organiza un movimiento revolucionario y asalta la segunda fortaleza militar más importante de la isla, en 1953, acción que fracasa y por la que resulta condenado a prisión.

En 1955, después de un indulto, se traslada a México junto a varios de sus compañeros de lucha, funda el Movimiento 26 de Julio, organiza una expedición armada y desembarca en la isla el 2 de diciembre de 1956, estableciendo un foco guerrillero en las montañas de la Sierra Maestra, en el este del país.

En enero de 1959, después de derrotar al ejército del dictador Fulgencio Batista (1952-1958), Fidel Castro entra victorioso en La Habana al frente del Ejército Rebelde, como líder de la revolución triunfante.

A partir de ese momento y en los siguientes 50 años, Fidel Castro estuvo vinculado al poder inicialmente como primer ministro (1959-1976) y posteriormente como presidente de los Consejos de Estado y de Ministros (1976-2008), además de liderar al Partido Comunista de Cuba como primer secretario (1965-2011).

A su vez, presidió el Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) en dos ocasiones, primero de 1979 a 1983, y posteriormente de 2006 a 2008.

Acusado de dictador por el Gobierno estadounidense, vilipendiado por los exiliados cubanos residentes en EEUU, Fidel Castro gozó de amplías simpatías y reconocimientos dentro y fuera de Cuba.

El 23 de mayo de 1963 recibió el título de Héroe de la Unión Soviética, además de la Medalla Estrella Roja, y la Orden Lenin, esta última entregada por segunda ocasión en 1972.

También recibió altas condecoraciones otorgadas por Alemania, Argelia, Angola, Argentina, Bangladesh, Bulgaria, Bolivia, Belize, Brasil, Camboya, Checoslovaquia, Chile, Dominica, Etiopía, España, Ecuador, Ghana, Guinea-Bisau, Guatemala, Haití, Honduras, Hungría, Indonesia, Jamaica, Laos, y Libia.

Otros países que reconocieron sus méritos fueron Malí, Malasia, Mongolia, México, Mozambique, Namibia, Nicaragua, Panamá, Polonia, Qatar, República Árabe Unida, Rumania, República Popular Democrática de Corea, República Dominicana, Serbia, Somalia, Sudáfrica, Timor-Leste, Unión Soviética, Ucrania, Vietnam, Venezuela, Yugoslavia, Yemen, y Zambia, entre otras naciones.

Fallecido el 25 de noviembre de 2016, Fidel Castro sigue siendo un símbolo para los cubanos. (Sputnik)

Más de tips Femeninos