ABC de España / Para Marta Rosado, dedicada desde hace 20 años al fitness y con una extensísima carrera deportiva, hay tres de personas: las que se apuntan al gimnasio porque decidieron que otro agosto no les pilla en esas carnes, las que se abandonan directamente, deciden ir siempre ya con pareo y camiseta y no salir del chiringuito, y las que se cuidan todo el año .

«¿Con cuál te identificas?», pregunta Rosado. Según esta entrenadora personal, noviembre es un buen mes si te has relajado por completo desde agosto. «Es el mes en el que te preparas para la cuesta de enero. ¡Si! Porque a la vuelta de la esquina esta diciembre que es el peor mes del año en cuanto a excesos ; celebraciones, cenas de navidad, comidas de empresa, turrones, polvorones, los guisos de la abuela…».

Para esta profesional, directora del espacio Personal , existen 10 claves del por qué en noviembre se debe entrenar el doble. ¡Toma nota!:

1. Si en noviembre te pones las pilas y empiezas con dieta y entrenamiento… diciembre será un mes en el que aunque hagas excesos, tu cuerpo se mantendrá activo y mucho mejor que si dejas todos tus objetivos para más tarde. Tu cambio empieza aquí y ahora.

2. Si entrenas en noviembre el vestido de noche vieja va a ser un guante en tu cuerpo.

3. Como ya empezaste tu reto, no vas a querer castigarte y tirarlo todo por la borda.

4. Llevaras el control absoluto sobre ti mismo y valoraras tu esfuerzo, así que imagínate tu recompensa.

5. No existe nada mejor que te regalen frases estupendas sobre tu aspecto.

6. Tu energía y fortaleza mental te convertirán en invencible.

7. Te reirás de todos los que empiezan en enero porque ya vas con ventaja

8. Serás un ejemplo a seguir para tu entorno.

9. Cuando veas tu cuerpo en diciembre… podrás irte a la playa que quieras a lucir palmito. Es buena fecha para ir hacia el sol.

10. Terminaras el año con una sonrisa y empezaras el siguiente con una carcajada diciendo… ¿Vas a poner excusas o entrenar el doble?