Mi Diario

Francia: la derecha tradicional busca un único candidato para volver al poder

El CSD aplaza el Real Madrid - Athletic y el Granada - Atlético

Bertrand, que defendía hasta esta semana una candidatura en solitario, aparece como el mejor situado de la derecha tradicional, según los sondeos, pero, ante la presión y los llamados a la unidad, acabó plegándose a competir por la investidura de LR

Informate más Los más extremos realitys de citas Entonces, el ex primer ministro conservador François Fillon se convirtió en el primer presidenciable de esta tendencia política que no pasó a la segunda vuelta desde 1988, dando paso a un duelo entre el liberal Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen .

Este fracaso, salpicado por un escándalo de malversación de fondos por Fillon, representó un sismo para Los Republicanos (LR) , que vio como los meses siguientes algunos de sus miembros se convertían en ministros de Macron y otros abandonaban el partido.

Uno de estos últimos, el presidente regional Xavier Bertrand , optará no obstante a ser su candidato, aunque sin regresar a la formación. «Confío en los militantes, pienso que desearán ver que alguien encarna sus valores y puede hacerlos ganar», aseguró el martes.

Bertrand, que defendía hasta esta semana una candidatura en solitario, aparece como el mejor situado de la derecha tradicional, según los sondeos, pero, ante la presión y los llamados a la unidad, acabó plegándose a competir por la investidura de LR.

Enfrente tendrá al exnegociador europeo del Brexit, Michel Barnier ; a la presidenta de la región parisina Valérie Pécresse , al diputado Éric Ciotti y a Philippe Juvin , que deben ahora recoger los avales suficientes de cara al congreso del 4 de diciembre.

Pero independientemente de la elección de los militantes, las encuestas no confirman la esperanza de Los Republicanos de pasar al balotaje en abril , que vería como Macron se impone a un candidato ultraderechista: Le Pen o el mediático polemista Éric Zemmour .

«Si LR no llega a la segunda vuelta en abril, el partido explotará», pronostica Étienne Criqui, profesor de Ciencias Políticas en Nancy, para quien la situación podría cambiar si por ejemplo Bertrand logra el apoyo unánime del partido y cuaja en la opinión pública.

A nivel interno, Los Republicanos tomaron todas las precauciones posibles para mostrar unidad y evitar exponer su división, como enterrar la idea de primarias abiertas a los simpatizantes como en 2017 y obligar a los aspirantes a apoyar al vencedor.

Sin embargo, la derecha tradicional que tiene en su haber dos presidentes de Francia de 1995 a 2012 – Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy – enfrenta una dura competencia por la extrema derecha, que impone sus temas, y con un nuevo partido en el centroderecha.

La irrupción de Zemmour, que aún no confirmó su esperada candidatura, obligó a las filas ultraderechistas de Le Pen, pero también a los presidenciables de los LR a posicionarse sobre sus temas predilectos – migración, identidad, seguridad e islam -, en ocasiones en su línea.

Ejemplo de esta rivalidad fueron las palabras de Barnier, considerado como un europeísta, abogando por desvincular la política francesa de las decisiones de la justicia europea en materia de migración, una crítica recurrente de los pro-Brexit en Reino Unido.

El último revés vino no obstante el sábado de parte de uno de sus antiguos miembros, el alcalde de Le Havre (noroeste), Édouard Philippe , que se alejó de Los Republicanos en 2017 cuando el actual jefe de Estado centrista lo nombró primer ministro.

El jefe de gobierno hasta julio de 2020 presentó su partido, Horizontes, que busca «participar en la constitución de una nueva oferta política» y ampliar, de cara a la reelección de Macron en abril, su base de apoyos hacia la derecha, terreno de LR.

Más de tips Femeninos