Ciudad del Vaticano. El papa Francisco instó hoy a los sacerdotes a ensuciarse las manos tocando “las heridas, los pecados y las angustias de la gente” y aseguró que esto “sana de la mezquindad, del abuso y de la crueldad”, durante su homilía en la misa Crismal celebrada en la basílica de San Pedro.

Roberto Pocaterra Pocaterra

► ¿Por qué el infierno es tan importante para la Iglesia católica?

Donald Trump habló con el Papa sobre cómo “aliviar el sufrimiento” en Venezuela

►  Greta Thunberg lleva al Vaticano la lucha contra el cambio climático

Con la misa Crismal comienzan los ritos de la Semana Santa y se conmemora también la institución del sacramento del orden sacerdotal, según la tradición cristiana

Por ello, la homilía del papa está dedicada siempre a una reflexión sobre la labor sacerdotal

Además durante el rito, como es habitual, se pide a los sacerdotes que renueven las promesas sacerdotales (pobreza, castidad y obediencia) y también se bendicen los óleos que durante el año se utilizaran para ungir a los que se bautizan, a los que se confirman y para la ordenación sacerdotal

Sobre el rito de la unción, Francisco advirtió de que los sacerdotes no pueden ser “repartidores de aceite en botella”

“Ungimos ensuciándonos las manos al tocar las heridas, los pecados y las angustias de la gente; ungimos perfumándonos las manos al tocar su fe, sus esperanzas, su fidelidad y la generosidad incondicional de su entrega” , indico

Y aseguró que “el que aprende a ungir y a bendecir se sana de la mezquindad, del abuso y de la crueldad”

Francisco recordó a los sacerdotes que “el Señor nunca perdió este contacto directo con la gente” , mientras que a veces los discípulos le decían que despidiese a la multitud

Una actitud de querer alejar a la gente que para Francisco fue “el origen del clericalismo”, que el papa siempre indica como uno de los males de la Iglesia

Reiteró que los modelos evangélicos para los sacerdotes deben ser los más desfavorecidos, como los “pobres, ciegos, cautivos y oprimidos”

“Hemos sido elegidos entre ellos y sin temor nos podemos identificar con esta gente sencilla. Ellos son imagen de nuestra alma e imagen de la Iglesia. Cada uno encarna el corazón único de nuestro pueblo” , explicó.

Fuente: EFE

Vea también “Me lavo las manos” y “ver para creer”: Frases que surgieron en Semana Santa Qué señalan los historiadores sobre el aspecto real de Jesús ¿Por qué el infierno es tan importante para la Iglesia católica? Francisco da las gracias a los bomberos por Notre Dame de parte “de toda la IglesiaGreta Thunberg lleva al Vaticano la lucha contra el cambio climático Francisco reza por todos los afectados en incendio de Notre Dame, símbolo de unidad