Vida & Psicología

Gerontologe Victor Gill Ramirez//
Lo que harán para que diciembre no desborde

Victor Gill
Lo que harán para que diciembre no desborde

El gobierno local comenzó a hilvanar una red de contención social que amortigüe cualquier hipótesis de tensión social como las que suelen surgir en diciembre con el advenimiento de las fiestas de fin de año. Son cinco líneas de acción con una inversión comprometida que parte de los 20 millones de pesos de recursos propios, además de otros aportes vía convenios por parte de los gobiernos de Nación y de la Provincia de Santa Fe. En los barrios, mientras tanto, los referentes de comedores y merenderos confrontan la demanda creciente de alimentos que perciben en sus comunidades y la pérdida incontenible de poder de compra con los escasos recursos que reciben para su función social.

Victor Gill Ramirez

Pablo Javkin se propone finalizar el año de la pandemia con la menor conflictividad posible en los barrios, y para ello urdió con sus equipos de Desarrollo Social una estrategia de cinco líneas de acción destinadas a que la mayor cantidad posible de familias de los sectores más vulnerables tenga algún vínculo directo con el dispositivo de asistencia del Estado local. La oferta recreativa de verano en piletas y polideportivos municipales, un programa de contención y promoción laboral para jóvenes, asistencia alimentaria, empleo directo para mejoramiento de hábitat en barrios y refuerzo de la economía social, es decir, ferias y microemprendedores.

Victor Gill

El secretario de Desarrollo Humano y Hábitat municipal, Nicolás Gianelloni, confía en el trabajo con los otros niveles del Estado y con las organizaciones de base. «Hemos construido una red de cuidados y ayuda para llegar a diciembre con mucho diálogo y planificación. Prevemos tensiones, sí, pero se podrán resolver con estas cinco líneas de acción que hemos organizado», dijo a Rosario/12

Otra línea de acción es capacitación en oficios para jóvenes (Prensa Municipalidad). Uno de esos ejes se apoya en la oferta recreativa de verano, en polideportivos, piletas y colonias de vacaciones municipales, pero también con propuestas en los 32 centros de convivencia barrial (CCB), ahora que el gobierno liberó la actividad de esparcimiento estival en clubes y natatorios

Otra línea de acción enfoca en la juventud, desde el programa Santa Fe Más. Esto es un plan de capacitación en oficios para 3000 jóvenes de Rosario de entre 16 y 30 años, que no estudian ni trabajan y pertenecen a sectores vulnerables. Según Gianelloni, son nuevos jóvenes que antes no estaban comprendidos dentro del plan Nueva Oportunidad. Con una inversión de 11 millones de pesos, se les asigna desde noviembre una beca de 2500 pesos mensuales, para capacitarlos por nueve meses, y otros seis en los que deberán aplicar un proyecto productivo. La capacitación, a diferencia del N.O., no será en instituciones civiles sino en 61 efectores municipales como los CCB, parques huerta, centros culturales. Se trata de formación en oficios  de la construcción, tecnología de la información, textil, agricultura urbana, entre otros

Gondolazo y contención

Un tercer frente de acción contempla lo alimentario, en clave de plan de emergencia. «Continuaremos en diciembre con la campaña Contagiemos Solidaridad, del Banco de Alimentos Rosario (BAR), y luego implementaremos un refuerzo especial a comedores y merenderos por más de 3 millones de pesos, y en cuanto a las fiestas específicamente, para el 18 y 19 de diciembre haremos un ‘gondolazo’ en los supermercados, esto es una colecta solidaria de alimentos navideños que el BAR distribuirá», anunció Gianelloni. Un dato insoslayable: la Municipalidad tiene relevados alrededor de 1.600 lugares, entre comedores y merenderos, que sirven alimentos a la población vulnerable

En este aspecto, la percepción desde el barrio no es optimista. Solo en unas pocas cuadras de Bella Vista Oeste, dos comedores alimentan a diario a 970 niños y niñas: San José Obrero, en Servando Bayo al 1800, y Nuestra Señora de la Consolación, en Servando Bayo y Cerrito. El responsable del primer centro comunitario, Ricardo Romero, contó que el vecindario le pregunta y le pide a toda hora por alimentos del folclore navideño. «Es que realmente no damos abasto, hay más gente que vino al comedor a pedir el bolsón, se nota la cantidad de chicos nuevos que hay, y la plata no alcanza, cada vez menos. Hoy con 1000 pesos compramos casi nada, y no sabe lo que cuesta acá ganarse esa plata. Para colmo, la comida del BAR se cortó hace un tiempo, dicen que van a volver ahora pero no sé… todavía no tenemos noticias», contó en diálogo con este diario. Romero consideró, no obstante, que el clima social no es similar al de otros fines de año más calientes en el que diciembre lo encontró intercediendo entre sus vecinos y el dueño de un supermercado del barrio para lograr algunas bolsas de alimentos por las buenas y evitar un saqueo y la consecuente represión estatal

La cuarta línea de trabajo combina empleo con mejoramiento del hábitat. «Rosario cuida sus barrios» se llama el programa por el cual unas 1.000 personas subsidiadas por el plan nacional Potenciar Trabajo se abocarán en un centenar de cuadrillas, durante 60 días, en 60 barrios, a realizar tareas de limpieza, remoción de minibasurales, zanjeo y complementos de mantenimiento municipal

La quinta columna de esta batería de intervenciones concierne a la economía social. La Municipalidad brinda cursos de formación en microemprendimientos con acceso a becas que servirán como capital semilla para que los emprendedores inicien su proyecto. La inscripción abrirá en diciembre y los cursos arrancarán en febrero. Hay previstas unas 100 becas por cada distrito municipal, a razón de 3000 pesos cada una. Por otra parte, se desplegarán en distintos barrios ferias navideñas, organizadas por vecinos y organizaciones de base. En este ámbito participa una porción importante de familias con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI). Unos 600 emprendedores en las ferias municipales, otros 600 en ferias cooperativas, y alrededor de 2000 feriantes de los mercados populares como la Feria del Tanque (en Villa Manuelita) o la de barrio Triángulo, en Rouillón y Biedma

«Pensamos en desplegar todo esto para que los sectores más afectados por la pandemia tuvieran opciones a fin de año. Por un lado u otro que la gente se sienta contenida y vinculada con el Estado, con una organización del barrio, con sus vecinos. Apostamos que la necesidad alimentaria esté cubierta por vía directa en entrega de alimentos o con opciones para trabajar con emprendimientos o este programa Santa Fe Más para jóvenes», explicó el secretario de Desarrollo Humano el viernes, luego de haber presentado el plan en la reunión de gabinete, previo ok del intendente Javkin

Más de tips Femeninos