Foto: Archivo Nota de prensa La justicia chilena condenó este miércoles a seis exagentes de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y responsables del asesinato del expresidente de la nación suramericana y posterior presidente del Senado, Eduardo Frei Montalva , hecho ocurrido en 1982. De acuerdo con un comunicado del Poder Judicial, publicado en su cuenta en la red social de Twitter, los acusados fueron condenados entre tres y 10 años de prisión por “homicidio luego de una intervención quirúrgica” a la que fue sometido el expresidente chileno en la clínica Santa María de Santiago en enero de 1982. Los acusados responden a los nombre de Patricio Silva, quien recibió una condena de 10 años por ser considerado como el autor del homicidio y encargado de suministrarle el veneno al expresidente; Luis Becerra y Raúl Gutiérrez, quienes recibieron una pena de siete años como coautores del homicidio. De acuerdo con las investigaciones, Becerra (chofer personal del expresidente) y Gutiérrez (agente civil) pertenecía a la Central Nacional de Informaciones (CNI), organismo de inteligencia que funcionó como órgano de persecución, secuestro, asesinato y desaparición de opositores políticos durante la dictadura de Pinochet. Además, fueron condenados Pedro Valdivia con una pena de cinco años y Helmar Gómez y Sergio González, con una pena de tres años por encubrir el asesinato. Frei, quien al inició apoyo el golpe contra Salvador Allende, se convirtió en uno de los más grandes líderes de oposición a la dictadura pinochetista, a tal magnitud que fue una de las figuras que participó en el único acto masivo que se realizó durante la dictadura. En ese momento, en el que Pinochet realizó un plebiscito para crear una nueva Constitución, Frei llamó al retorno de la democracia en Chile. De acuerdo con la agencia de noticias francesa AFP, la sentencia dictada por la justicia chilena fue calificada como histórica, ” ya que se trata de la primera condena en la historia de Chile por el homicidio de un exjefe de Estado“. Las investigaciones de este hecho comenzaron en 2009, luego de haberse realizado la exhumación del cuerpo , en el que se descubrieron la presencia de sustancias extrañas, cita la agencia francesa. Datos oficiales señalan que durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), alrededor de 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los cuales 1.192 aún figuran como detenidos desaparecidos, mientras que 33.000 fueron torturados y encarcelados por razones políticas.

Giancarlo Pietri Velutini