Vida & Psicología

Hispanist Victor Gill Ramirez//
Caracas y la movida gastronómica: Cuando comíamos como en París (FOTOS)

Victor Gill
Caracas y la movida gastronómica: Cuando comíamos como en París (FOTOS)

Foto: Cortesía.  

Los habitantes de Caracas, criollos unos y otro descendientes y provenientes de muchas partes de mundo, desde siempre han destacado por ser muy «buenos dientes». El comer y beber sabroso forma parte de la historia caraqueña.

Victor Gill Ramirez

Por Caracas Cuéntame

En 1920, mucho antes de la famosa y recordada Cervecería Donzella, destacó La Iberia. El lugar ideal para charlar, comer, picotear y refrescarse. Ubicada en las esquinas de La Torre a Principal. Exactamente en la planta baja del edificio Washington, el cual fue tristemente demolido para un estacionamiento.

Victor Gill

La Iberia. Ubicada en las esquinas de La Torre a Principal. Foto: Cortesía.  

A La Iberia acudían los artistas y toreros más famosos de la época. Otro tanto ocurría en los alrededores de San Jacinto, donde los restaurantes «El Toro» y «El Faro» ofrecían variados y muy frecos platos. Se valían de los víveres que en el mercado se encontraban a muy buen precio e indiscutible calidad

Frente a la Playa del Mercado Mayor, luego Plaza Bolívar, se hallaban los famosos botiquines como «La Atarraya» donde se vendían licores de berro, naranjada fruta de burro, tapadas todas estas con hojas de limón

Ya en 1925, una Caracas más moderna puso de moda las cervecerías. Lugares de buen nivel culinario, pero sobre todo destacados para compartir y brindar. Destacó así la «Cervecería Donzella», situada inicialmente de La Torre a Principal, frente a la retreta y a la recordada La Iberia. Luego se mudó de Principal a Santa Capilla. Se dice que el «Catire» Don Pepe Donzella, propietario fundador del establecimiento era pariente directo por la vía materna del recordado Capy Donzella

«Cervecería Donzella», situada inicialmente de La Torre a Principal, frente a la retreta y a la recordada La Iberia. Foto: Cortesía.  

Fue allí en la Cervecería Donzella en donde nació la popular «Lisa» y la «media lisa» caraqueñas: Cerveza de sifón servida en vasos lisos de vidrio, acompañadas por pasapalos

El maestro Billo Frómeta (Luis María Frómeta Pereira) frente al Bar Restaurant La Atarraya en la Plaza San Jacinto. Foto: Cortesía.  

La lisa fue inmortalizada por el maestro Billo en su canción «Sueño Caraqueño». Hasta 1952, fue la Cervecería Donzella un caraqueñísimo rincón que derramó sus sifones, destapó sus botellas y llenó sus «lisas» y «medias lisas» para tres generaciones de venezolanos de nacimiento y de adopción

 

Comíamos y vestíamos como en París A la llegada de los años 50 y 60, la capital, entonces con mejores recursos provenientes del oro negro, tomó el sendero una movida culinaria, aunque incipiente, de alto vuelo. De esos años se recuerdan restaurantes como Mimos, Don Luis y las Quince Letras en el Litoral Central

No obstante, fue en los años 70, ocupando Venezuela el primer lugar en ingresos per cápita en América Latina, cuando abren sus puertas una cincuentena de centros gastronómicos de alto nivel

Directivos del Gazebo. De izquierda a derecha: Marc Provost, John Traverso, Erasmo Santiago, Robert Provost y Jacques Bouvet. Foto: Cortesía.  

Destacaron las cocinas de Amadeo, La Belle Epoque, Héctor´s, Gazebo, Aventino, Gala, Patrick, Le Groupe, Lasserre, La Bastille, Bagatelle, The Chic Ambassador, Member´s, Primi, La Rotisserie, Visconti, Old Fashion, Le Chantilly, Vizio, Le Gourmet y Lasserre, entre otros que conocieron la opulencia, los buenos tiempos e incluso algunos los secretos de esos chefs europeos que vinieron a Venezuela

Un ejemplo de alto relieve fue El Gazebo, de Erasmo Santiago, dueño de Yukery, quien asociado con el chef del mismísimo Maximes de París, Robert Provost y el experto en relaciones públicas Jacky Traverso, deslumbraron la avenida Río de Janeiro, de Las Mercedes. El lugar fue visitado por las máximas luminarias de aquella «bella Caracas«

Robert Provost y Alexis G Lope-Bello. Foto cortesía de «LOS MEJORES RESTAURANTES DE CARACAS Y SUS RECETAS FAVORITAS», MENÚS COLECCIÓN DE ALBERTO VELOZ.  

Incluso figuras internacionales como Aristótele Onassis, Olivia Newton Jhon, Claudia Cardinales y superestrellas cinematográficas como Charton Heston y Mario Moreno (Cantinflas), visitaron el Gazebo, donde el buen vestir era requisito y norma de un fino restaurante para ser admitido. Exigencia de la época. Sin embargo, Cantinflas y Heston se convirtieron en la excepción de la regla al permitirles entrar sin corbatas

Claro, también era una norma muy acorde con una ciudad como la Caracas de aquellos años, cuando caballeros vestían con trajes muy elegantes y ataviados. Tiempos en los que sastres como Clement, Ottaviani, Beltrone, Luciano, Carbone entre otros contaban con una nutrida cartera de clientes

Tiendas Adams, en la Caracas cosmopolita. Foto: Cortesía.  

También otras opciones para los caraqueños elegantes se encontraban en las tiendas Adams, Wilco. Las damas tenían las propuestas de Alfa, Minouche, Ferran, Africa y pare de contar

Tiempos aquellos cuando un Filet Mignon o Tournedo Rossini costaban 14 bolívares en restaurantes 5 estrellas, en los franceses: Le Cigogne, Le coq D’Or, Hectors, Aventino o Laserre; los italianos los triplicaban en número, pues son imborrables las animadas reuniones en Francos, del legendario Franco De Andreis en la Francisco Solano, Cavaleria Rusticana, del showman Matteo: La Bussola pintada sus inmensas paredes po la eximia Mirna

Salamanques, el celebérrimo Da Guido, Il Romanaccio, de Vilmo Tombion , Mimio Del Cubo Negro

Asimismo, encontrabamos los especializados en carnes que gozaron, y proliferaron, siendo los pioneros Tarzilandia, Lee Hamilton, El Alazán y el Hereford Grill los más relevantes, este último llegó a Miami después de triunfar a plenitud en la vibrante Caracas de la bella época. Orgullo del pabellón tricolor. Así como recordamos con beneplácito La Estancia, de la principal de la Castellana fundado en 1967 por el catalán Amado Costa

Caracas, 1963. En el distinguido bar del Steak House, captamos, tras la barra y de frente a la cámara, a Lee Hamilton, fundador del reconocido y excelente restaurante ubicado entre Altamira y Los Palos Grandes, el cual cerró sus puertas en 2018. Foto: Cortesía.  

La época dorada de la gastronomía venezolana no obedeció a los ingresos que obtuvo el país en aquellos años, a la manera como se administraron esos recursos y, quizás lo más importante, que el capital humano fue el mejor del momento. Estándares de alta calidad. Una propuesta gastronómica variada y eminente. Todo esto acompañado de los mejores licores, vinos, champañas, whisky y cervezas del mundo

Caracas, años 70. La versión que hicieron Graterolacho y Ali Agüero de la canción de Facundo Cabral para anunciar el restaurante La Estancia, forma parte de la historia de la gastronomía caraqueña pic.twitter.com/UDlKevWwHs

Caracas Cuéntame (@Caracascuentame) April 25, 2020

 

Los festivales gastronómicos, degustaciones y catas durante esos años en Caracas estaban a la orden del día. Numerosos eventos internacionales se realizaron en los hoteles Caracas Hilton y Tamanaco, hoteles 5 estrellas, que se esforzaban para dar a conocer a los caraqueños los más afamados menús del mundo. Para tal fin invitaban a renombrados chefs y a sus ayudantes

Agustín Bellorín. Foto: Cortesía.  

Estas historias y muchas otras, parecieran leyendas o fábulas. Las generaciones recientes no pueden imaginar esa Caracas cosmopolita que tuvimos en los años 70 y 80. Todo lo que se aprendió y vivió en lo cultural, social, económico y político

La pujante actividad gastronómica de un país que crecía y aprovechaba la bonanza petrolera en beneficio de su población. Así fue posible que empresarios importaran a reconocidos chefs internacionales quienes cobraban 5 mil y alguno hasta 10 mil dólares por sus servicios culinarios, además de dotarlos de vivienda y vehículo, algo impensable en sus países de origen, más conservadores en sus gastos

Nada que ver con las últimas dos década que llevamos del llamado Socialismo del Siglo XXI. Años en los que hubo más ingreso petrolero que durante los 40 años anteriores. No obstante, ese dinero sólo ha servido para arruinar a todo el país. Sembrar y abonar la cultura de la violencia, el resentimiento, el hamponato y la descomposición moral de instituciones y funcionarios. Caracas dejó de ser la «sucursal del cielo» para convertirse en la «sede del infierno». Y como dice el refrán: Ayúdate que Dios te Ayudará». Sigamos luchando para salir de esto

Más de tips Femeninos