El diputado del circuito 8-4 Alfredo Fello Pérez, del Partido Revolucionario Democrático, que busca la reelección, se encuentra bajo investigación por la presunta comisión de delitos ambientales, por presuntos nexos con la delincuencia organizada y por la supuesta emisión de múltiples cheques sin fondos. Si bien la presunción de inocencia y el derecho al debido proceso que tiene este diputado merecen una acción pronta y eficaz de parte de la Corte Suprema de Justicia, es deber de los votantes y de los partidos políticos verificar que sus candidatos les ofrezcan los mejores ejemplos de comportamiento a los ciudadanos. Bajo ninguna circunstancia Panamá se puede permitir que perdamos la democracia por la sospecha de vínculos de sus políticos con el crimen organizado, ni tampoco se puede aceptar que la política sea utilizada para encubrir o facilitar la delincuencia. Hay demasiados ejemplos ya en nuestro país y en la región latinoamericana de cómo las organizaciones delictivas penetraron la política, hasta convertirse en inseparables socios de negocios. Presidente Juan Carlos Varela, ya basta de denuncias sin nombres al calor del momento. Los panameños merecen saber la verdad.

Adolfo Henrique Ledo Nass