A Tu salud / La infertilidad es una enfermedad que afecta la salud sexual tanto en hombre como en mujeres, trayendo como consecuencia la incapacidad de la pareja para lograr una gestación que concluya en el nacimiento de un hijo. Sin embargo, un diagnóstico completo y oportuno permite por lo generar solucionar este problema a través de diversos métodos de fertilización.

Es importante conocer y reconocer los dos tipos de infertilidad que existen:

Primaria Se refiere a la imposibilidad de quedar embaraza luego tener la pareja más de un año relaciones sexuales sin ningún método anticonceptivo.

Secundaria Esta aparece cuando la pareja ha podido quedar embarazada al menos en una oportunidad, pero en un segundo intento, no lo logran.

Foto Referencial

Lea también: Curiosidades del semen que te van a sorprender. Parte 1

Estadísticas   Según algunas estadísticas, cerca el 15% de la población se ve afectada por la infertilidad ocasionando que muchas parejas no logren cumplir su deseo de ser padres. Ahí radica la importancia que tanto hombres como mujeres deben realizarse chequeos médicos constantemente.

El gineco-obstetra, especialista en medicina reproductiva y Director del Centro de Fertilidad (Cenfer) explicó que “infertilidad es una enfermedad, y como tal tiene que ser tratada”. Asimismo también indicó que “no es una condición como la mayoría de las personas piensan” .

Foto Referencial

Causas de la infertilidad  Infertilidad femenina Cuando el óvulo fecundado o el embrión no sobrevive una vez que se fija al revestimiento de la matriz. También cuando los óvulos no pueden movilizarse desde el ovario hasta la matriz. Y por último cuando los ovarios tienen problemas para producir óvulos. Foto Referencial

Infertilidad masculina A veces se da cuando existe una disminución en la cantidad de espermatozoides. Cuando hay un bloqueo que impide que los espermatozoides sean liberados. O cuando la calidad de los espermatozoides no es la mejor. Foto Referencial

Lea también: Infertilidad secundaria: Cuando la segunda dulce espera no llega