El Luchador / Ayer a la noche, en el último capítulo de Keeping Up The Kardashians emitido en Estados Unidos,  Kim Kardashian  llamó a los miembros de su familia para anunciar que que se convertirá en mamá por tercera vez gracias a un vientre subrogado.

En la escena, la Kardashian que lo inició todo aparece en pijama sobre la cama junto a su por entonces asistente Stephanie Shepherd (Kim la despidió hace poco) haciendo una videollamada con su familia. Primero llamó a su hermana Khloe y le contó excitada: “¡Vamos a tener un bebé! Una nena”.

Luego apareció su mamá Kris Jenner que se mostró feliz por la noticia. Kourtney, la hermana mayor, remarcó: “¡Qué emocionante! ¡Vamos a tener al bebé número siete!”, a lo que Kim respondió “¿no es una locura? Mamá va a tener como 30 nietos “.

La mujer de Kanye West también le explicó a Kourtney la sensaciones encontradas que le generan este embarazo: “Estoy tan emocionada, pero es un poco raro cuando no sos vos la que estás embarazada. No sé si comenzar a comer donas y celebrar como lo haría, como en los viejos tiempos, o simplemente ir al gimnasio “.

Y continuó: “Kanye y yo pensamos, ‘¿qué hacemos? ¡No podemos hacer nada durante nueve meses!’ Voy a olvidarlo en serio, en serio, y luego, un mes antes de que llegue vamos a correr a buscar una guardería!”.

“Es una dinámica extraña. Voy a todas las citas con el doctor e intento estar realmente presente, pero cuando no lo llevas vos misma es raro. Por supuesto que quiero saber hasta el último detalle que está pasando con mi bebé y eso es súper frustrante, pero realmente confío en mi madre sustituta y no quiero ser esa persona que está tratando de controlar todos sus movimientos”, explicó.

Más tarde  Kim Kardashian  contó que no tenían otra opción que recurrir a la maternidad subrogada para darles un hermano a Saint y North: “Kanye y yo siempre hemos hablado de tener más hijos, pero padecí tanto con partos muy malos que los médicos no sienten que sea seguro para mí llevar a mis propios bebés”, explicó.