Vida & Psicología

La administración de Joe Biden se prepara para heredar las controvertidas políticas de inmigración de Donald Trump

Juan Carlos Carvallo
"Butterfly": cambio de sexo

Otras promesas de la administración de Biden incluyen la derogación de las regulaciones que han dificultado enormemente la búsqueda de asilo en Estados Unidos, un proceso que podría llevar meses. Pero en el futuro cercano, el desafío más urgente para una administración de Biden podría ser cómo ejecutar esas promesas, al tiempo que reconoce el potencial de un incremento en los migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México

(CNN) — Cuando el presidente electo Joe Biden asuma el cargo, heredará la agenda restrictiva de inmigración de la administración de Donald Trump, que cortó el acceso al asilo y ha mantenido a los migrantes en el limbo en México mientras esperan protección humanitaria en Estados Unidos.

Biden ha prometido un cambio rápido, pero no será sencillo.

«Se están dando cuenta de que tienen dos meses para resolver un lío realmente complicado», dijo a CNN una fuente familiarizada con la transición, refiriéndose al equipo de Biden. «La gente está realmente abrumada tratando de resolver los problemas, la gran cantidad de piezas que tienes que coordinar. Este es el genio de Stephen Miller».

Miller, el principal asesor sobre inmigración del presidente Donald Trump y el arquitecto de su agenda de inmigración de línea dura, ha perfilado algunas de las políticas de inmigración más restrictivas — y continúa haciéndolo ※, con la intención de reducir la inmigración a EE.UU. Centenares de acciones ejecutivas implementadas por la administración de Trump han provocado la ira de los defensores de los inmigrantes y los legisladores, que argumentan que han traicionado la postura de bienvenida del país.

MIRA:  Departamento de Justicia ejerce una nueva presión sobre los inmigrantes en EE.UU. que enfrentan la deportación La composición del equipo de transición de Biden-Harris que revisa el Departamento de Seguridad Nacional parece indicar que la administración entrante está al tanto de esas acciones, con Ur Jaddou, exabogado principal de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. como líder del equipo, y con la selección de Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad Nacional. Pero deshacer las políticas, como Biden ha dicho que haría , será un gran desafío, tanto logístico como político.

publicidad «Llegan a la oficina con un mandato y una intención, en muchos aspectos necesarios y apropiados, de revertir las políticas de inmigración de la era Trump», le contó a CNN un ex funcionario de Seguridad Nacional.

Incluso los cambios que, en última instancia, dependen del presidente podrían enfrentar obstáculos, incluida la promesa de Biden de traer más refugiados a Estados Unidos. Biden ha dicho que quiere aumentar el límite a 125.000, un aumento desde el mínimo histórico de 15.000 establecido por la administración de Trump.

Pero un cambio en las llegadas reales requeriría cambios en las políticas y nuevas entrevistas a los refugiados, según una fuente familiarizada con el proceso. La desviación de los funcionarios de refugiados para trabajar en casos de asilo en los últimos dos años también ha dejado la tubería en gran parte vacía de refugiados que están avanzados en el sistema, dijo la fuente. También hay desafíos que surgen con el covid-19, incluidos los equipos de entrevistas de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. que no pueden viajar.

Otras promesas de la administración de Biden incluyen la derogación de las regulaciones que han dificultado enormemente la búsqueda de asilo en Estados Unidos, un proceso que podría llevar meses. Pero en el futuro cercano, el desafío más urgente para una administración de Biden podría ser cómo ejecutar esas promesas, al tiempo que reconoce el potencial de un incremento en los migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México.

La administración de Trump implementó dos políticas importantes en la frontera entre Estados Unidos y México que no tenían precedentes: la llamada política de «permanecer en México», que devolvió a los solicitantes de asilo no mexicanos a México hasta su fecha de corte de inmigración en Estados Unidos, y una medida de salud pública, relacionada con el coronavirus, que permite la rápida expulsión de los migrantes detenidos en la frontera.

Cada una de esas políticas ha hecho que solicitar asilo en EE.UU. en la frontera sur sea casi imposible, pero la consecuencia de retirarlas demasiado rápido podría resultar en un aumento repentino de migrantes en la frontera sur.

«No querrá que ocurra un aumento repentino antes de estar listo para manejarlo», afirmó Andrew Selee, presidente del Migration Policy Institute, un grupo de expertos no partidista. «Tendrán que confiar en una de las políticas que más odian y con la que no están de acuerdo filosóficamente, para poder llegar a una solución a largo plazo».

El exfuncionario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) se hizo eco de esa preocupación: «Debe tener una válvula de presión en su lugar antes de comenzar a reducir estas políticas o permitirá que se genere una crisis».

Esperando en México Es una realidad que también está presente para quienes esperan en México, a menudo en condiciones deplorables.

«La esperanza es un retroceso inmediato y la libertad condicional para todos. La realidad probablemente será algo menor que las esperanzas», dijo Jodi Goodwin, una abogada de inmigración que representa a los migrantes en el programa.

Tanto «permanecer en México» y la medida de salud pública también enfrentan un litigio, que podría alterar su curso. La Corte Suprema dijo en octubre que se ocuparía del caso de «permanecer en México».

Uno de los pasos «más importantes» que puede tomar la administración entrante es ayudar a México a desarrollar un sistema seguro para los solicitantes de asilo, señaló el ex comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza Gil Kerlikowske, quien sirvió en la administración de Obama.

Kerlikowske le comentó a CNN que el anuncio de designar a Antony Blinken para el cargo de secretario de Estado es quizás el más importante cuando se trata de esta área. «Esa relación con México y los tres países centroamericanos va a ser tan importante como lo que suceda en nuestra frontera sur con México», indicó, refiriéndose a Guatemala, Honduras y El Salvador.

«Creo que los verás muy alineados en esto», dijo Kerlikowske sobre Blinken y Mayorkas.

Mayorkas, a quien Biden designó para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional, liderará la mayoría de los cambios de inmigración. Como alto funcionario de la administración de Obama, Mayorkas se desempeñó como subsecretario del DHS y director de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU., una agencia de inmigración dentro del departamento, donde fue parte integral de la implementación de DACA.

MÁS:  Estudiante colombiano es el primer latino del programa DACA en ganar la beca Rhodes. Dice que todo se lo debe a su maestra de primaria Si se confirma, Mayorkas asumirá el control de un departamento que se ha visto arrastrado a la política al implementar la agresiva agenda de Trump para limitar la inmigración, aumentar la aplicación de la ley de inmigración y construir un muro en la frontera suroeste. El departamento también se ha visto obstaculizado por un vacío de liderazgo en los rangos superiores y no ha tenido un secretario confirmado por el Senado desde abril de 2019.

La elección de Mayorkas para servir como jefe del DHS fue recibida de inmediato con elogios de los defensores de los inmigrantes que criticaron los cambios de inmigración bajo la administración de Trump y presentaron una gran cantidad de demandas contra esos cambios.

Legislación de inmigración en una administración de Biden Los grupos de defensa de inmigrantes y las organizaciones sin fines de lucro probablemente desempeñarán un papel enorme en la administración de Biden después de tener un asiento de primera fila para las ramificaciones de la formulación de políticas de Trump. En un guiño a la influencia que tendrán durante los próximos cuatro años, el equipo de transición de Biden ya se ha conectado con grupos de defensa de inmigrantes para escuchar sobre los temas que más les preocupan, según una fuente familiarizada con las discusiones. La fuente hizo hincapié en la necesidad de realizar cambios importantes desde el principio, para no perder impulso.

«Creemos en este momento, después de cuatro años de incesante relación con la comunidad inmigrante y el sistema de inmigración, que esto es una prioridad ahora como un motor económico para esta nación que lidia con una crisis … motor moral después del daño que la administración de Trump ha hecho a los inmigrantes «, dijo Alida García, vicepresidenta de defensa de FWD.us.

Con ese fin, la legislación de inmigración será una prioridad para la administración de Biden. «Voy a hacer un compromiso en los primeros 100 días. Enviaré un proyecto de ley de inmigración al Senado de Estados Unidos con un camino hacia la ciudadanía para más de 11 millones de indocumentados en Estados Unidos», afirmó Biden a Lester Holt de NBC la semana pasada en su primera entrevista después de las elecciones.

MÁS:  OPINIÓN | DACA: más que un sueño es un derecho Es probable que la representante demócrata Zoe Lofgren de California juegue un papel integral en la legislación de inmigración. Su personal se ha puesto en contacto con el personal de Biden sobre lo que se debe hacer en materia de inmigración, incluso en el aspecto administrativo. «Necesitan deshacer algunas de las terribles políticas de este presidente y eso no va a ser fácil», señaló Lofgren, y agregó que esas acciones podrían llevar tiempo.

Se espera que la legislación incluya un alivio para los inmigrantes indocumentados que llegaron a EE.UU. cuando eran niños y han sido protegidos de la deportación a través de DACA, que ha permanecido en un estado de limbo con Trump. Es probable que la legislación también incluya a las personas protegidas por la ayuda humanitaria, conocida como Estatus de Protección Temporal, y a los trabajadores esenciales.

«Hay mucho diálogo sobre cómo ir más allá de los años de Obama. Una de las cosas que todos experimentamos durante ese tiempo fue que la inmigración fue presionada para más tarde», dijo García de Fwd.us.

«Cuanto más se alargue, más difícil se vuelve todo porque la gente prioriza su propia reelección».

Lauren Fox de CNN contribuyó a este informe. Donald Trump Joe Biden

Más de tips Femeninos