Ejecutiva & Negocios

La flexibilidad de ser un abogado de proyectos

@TipsFemeninos // La flexibilidad de ser un abogado de proyectos // Miami. El fichaje de letrados por periodos breves de tiempo es una tendencia en alza en el sector legal español, ya sea para cubrir una necesidad puntual de una firma o por la decisión personal de no ‘atarse’ profesionalmente.

Cada vez son más las profesiones que recurren al trabajo por proyectos, una práctica que no es ajena al mundo legal. Esta modalidad, que ya está consolidada en otras jurisdicciones como Estados Unidos, Reino Unido, Bélgica o Países Bajos, ha llegado con fuerza a España. No en vano, la demanda de este tipo de letrados se ha incrementado alrededor de un 30% en los últimos años.

Una de las razones que los expertos achacan a este fuerte incremento es la flexibilidad que permite la fórmula. Un abogado por proyectos, también conocido por su nombre en inglés legal interim manager (LIM) , permite a una firma acometer proyectos bien definidos durante un periodo de tiempo previamente establecido y que no suele superar el año de duración, aunque la mayoría de los puestos ni siquiera llega a un semestre.

«Al tratarse de una necesidad puntual, el LIM permite a la empresa contar con un profesional experto que preste sus servicios de asesoramiento desde dentro y con la visión global de un abogado in-house , dentro de un marco de colaboración flexible y con un retorno seguro de la inversión», aclara Lisa Porres, consultora de Iterlegis Legal Staffing Solutions, quien insiste en que las empresas suelen recurrir a estos perfiles «cuando necesitan incorporar rápidamente a un abogado que responda a las necesidades del negocio en un momento concreto y proporcione los resultados deseados a muy corto plazo».

Retribución superior Aunque este tipo de profesionales suele tener un sueldo mensual superior a la media -oscila entre los 3.000 y los 6.000 euros-, permite que sólo esté en plantilla cuando haya una necesidad real. Además, su gasto se suele repercutir al proyecto en cuestión por el que se justifique su fichaje, tanto en la asesoría jurídica de una empresa como en un despacho de abogados.

Esta retribución se justifica en el hecho de que el abogado tenga que dar resultados desde el primer minuto, ya que el periodo de adaptación o de formación debe reducirse al máximo al permanecer en una compañía por un periodo tan corto de tiempo.

Por tanto, la cazatalentos especializada en este tipo de perfiles asegura que un LIM debe contar una elevada cualificación técnica y experiencia profesional (muchas veces en el sector de actividad concreto), que le permita responsabilizarse de los asuntos encomendados con autonomía y rapidez.

Asimismo, también son cualidades fundamentales la flexibilidad, la capacidad de adaptación al entorno y la habilidad de gestionar proyectos y, en ocasiones, equipos de personas, siempre de manera eficiente.

Variedad de perfiles La inestabilidad de este tipo de puestos, sin embargo, es una ventaja para ciertos perfiles que buscan compaginar el ejercicio de la abogacía con otra labor, como pueden ser la docencia o la investigación.

Los trabajos por proyectos también son una fórmula habitual en profesionales que necesitan tener tiempo para conciliar o simplemente dedicarse a sus aficiones o intereses particulares entre proyecto y proyecto, así como aquellas personas interesadas en pasar temporadas en otros países trabajando en proyectos multijurisdiccionales para compañías globales.

Sin embargo, no siempre se trata de una modalidad laboral elegida de manera expresa. Las reestructuraciones de plantilla que han sufrido los bufetes en los últimos años han provocado que abogados de perfil más sénior, con una trayectoria relevante en un despacho o en una empresa, hayan tenido que salir de sus organizaciones. Estos perfiles encuentran en el LIM «una manera de recibir nuevos retos profesionales», asegura Lisa Porres, y, sobre todo, el tiempo necesario para valorar otras opciones de carrera profesional, como la creación de su propio despacho o un cambio de trayectoria que implique ir a una empresa de otro sector.

Fuente: Expansión

@TipsFemeninos / La flexibilidad de ser un abogado de proyectos

Más de tips Femeninos