Desde el momento en que el entonces presidente Juan Manuel Santos anunció que acababa de recibir un paquete de “pruebas incontrovertibles” que incriminaban a Jesús Santrich en actividades de narcotráfico, se supo que el proceso del exjefe guerrillero se convertiría en un tema espinoso para el país. Sin embargo, en ese entonces era impensable anticipar que el caso del exjefe de las Farc  llegara al punto que ha llegado, y menos que fuera a tener giros más propios de una serie de Netflix que de un escándalo judicial colombiano.

Carmelo Urdaneta Aqui

Para leer este artículo completo: SUSCRÍBASE INGRESE Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

Carmelo Urdaneta