El Espectador / Encuentras la prenda con la que llevas soñando temporada tras temporada y cuando te la vas a probar o no tienen tu talla o no se ajusta a tu cuerpo como al maniquí. Todos nos hemos encontrado ante una situación parecida y sabemos lo frustrante que resulta, pero la moda avanza y es muy posible que gracias a la implicación tecnológica dentro de la industria estas situaciones desaparezcan.

Las marcas generan su tallaje y el ajuste de las prendas basándose en información limitada y general mediante el uso de modelos ajustados a un tamaño estándar, haciendo muy complicado que el consumidor encuentre el tamaño adecuado según la forma de su cuerpo. La solución al problema se llamaría: escaneo corporal 3D.

Se trata de una tecnología sin contacto que captura la forma del cuerpo humano a través de una línea de luces láser y una cámara, el software registra el contorno y el tamaño exacto del cuerpo y crea un modelo digital 3D del mismo en cuestión de segundos, siendo este procesado y almacenado para usarse en diferentes aplicaciones. Esta introducción tecnológica en el mundo textil ayudaría a las empresas de la industria a crear prendas con ajustes más preciso, proporcionando mediciones reales de clientes de diferentes formas y tamaños, beneficiando también a los clientes digitales al permitirle probarse virtualmente la ropa para encontrar lo que mejor le quede.

Esta nueva tecnología y el resultado de su aplicación, tallas más ajustadas y probador virtual, ayudará al e-commerce a reducir las tasas de devolución de los pedidos en línea. Además, los datos de medición corporal en 3D generados por el consumidor podrían ayudar a las marcas y al retail a optimizar la composición y tamaño del inventario y evitar exceso de rebajas.

JÓVENES E INNOVADORAS STARTUPS 3D-a-Porter es una empresa con sede en el Reino Unido que ofrece un conjunto de aplicaciones de escaneo 3D que incluye el corporal, prueba virtual 3D y espejos mágicos 3D. La compañía ha ayudado a marcas de moda de alta gama a recopilar información sobre tallaje que es específica para sus productos. En Australia ha desarrollado la misma tecnología la starup mPort, mientras Styku ofrece una oferta a los minoristas para recopilar sus propios datos, capturando millones de puntos del cuerpo humano en cuestión de segundos. Otros ejemplos de empresas que ya han comenzado a incluir la tecnología 3D Bold Metrics, Fabletics, Virtusize ShapeScale o Naked.

El problema de las tallas puede estar muy cerca de llegar a su fin y aunque no lo creas será gracias a la tecnología 3D.