El Heraldo / Manuel Sandoval lleva 42 años vendiendo agua de coco cerca de la iglesia San Nicolás de Barranquilla. Con el dinero obtenido con la venta de este líquido tropical del Caribe construyó su propia casa y sacó adelante a sus seis hijos. Incluso, uno de ellos siguió los pasos de su padre y también decidió dedicarse a esa venta.

Manuel y su hijo no son los únicos que han visto en el agua de coco una gran oportunidad de negocio, debido a la alta rentabilidad que ofrece el producto. Además de su bajo costo, las personas que lo consumen reconocen que esta bebida natural, a parte de refrescar e hidratar, especialmente en esta temporada de calor, posee importantes propiedades y tiene múltiples beneficios para la salud. Incluso, algunas empresas ya la comercializan envasada.

Diferentes mitos sobre sus virtudes rodean el agua de coco. Algunos, como Jorge Montes, quien vende este producto en el Paseo Bolívar desde hace 15 años, asegura que este líquido ayuda a subir las plaquetas y que sirve para los huesos. Otros, como Patricia Contreras, fiel consumidora del producto, afirma que es “muy bueno para los riñones porque los limpia”.

Para aclarar dudas sobre los verdaderos beneficios que ofrece esta agua natural, EL HERALDO consultó a expertos en nutrición y salud.

La nutricionista Ana María Sirtori cuenta que uno de los mayores beneficios del agua de coco es que es alto en potasio, un macromineral que el cuerpo necesita para funcionar normalmente. Entre esas funciones están: ayudar a los nervios y músculos a comunicarse, permitir que los nutrientes en las células fluyan y ayudar a expulsar los desechos de las células.

“Es uno de los iones más importantes del líquido intracelular que nos ayuda al equilibrio y la homeostasis -autorregulación- del organismo”, dice Sirtori.

Así mismo, el nutricionista Elkin Varela afirma que los altos niveles de potasio en el agua de coco ayudan a prevenir ataques cardíacos y la presión arterial.

Varela agrega que el agua de coco debido a su contenido de electrolitos, es decir, minerales como el magnesio, fósforo y sodio, contribuye a reponer los que se pierden cuando se realiza actividad física. “Es magnífico que puedas reemplazar el agua normal por agua de coco para después de hacer ejercicio”, dice Sirtori.

Además, contiene fibra, un nutriente necesario para la limpieza del sistema digestivo. La que posee este líquido, también ayuda a mantener los niveles de glucosa -azúcar- a un nivel indicado, lo cual hace que las personas tengan menos antojos a lo largo del día.

Varela cuenta que el agua de coco además de ser “deliciosa”, pura y limpia se caracteriza por presentar un bajo aporte calórico y graso.

En cuanto al mito de que este líquido sube las plaquetas, Sirtori explica que en la evidencia científica no se ha encontrado nada que lo confirme. “No tiene nada que ver. Eso lo regula otra función del organismo”, asegura.

A pesar de los grandes beneficios del agua de coco, hay algunas contraindicaciones o aspectos a tener en cuenta antes de consumir este producto. La nutricionista explica que el potasio tiene que ser medido para las personas que presentan insuficiencia renal crónica, las que son cardiópatas y las que tengan hepatopatía.

“Tenemos que ver cómo vamos a regular este macromineral, porque aunque es excelente para el organismo, cuando hay ciertas patologías se debe saber cuál es el diagnóstico específico, para poder hacer la recomendación”, dice Sirtori.

Como el agua natural de esta fruta tropical, la pulpa del coco también tiene sus propiedades y virtudes. Según la nutricionista Ana María Sirtori, la pulpa del coco es rica en minerales como magnesio, calcio y fósforo. “El fruto seco es rico en triglicéridos de cadena media. Es una grasa benéfica que suministra grasa inmediata al organismo”, explica.

Por este motivo, las personas que compran el agua de coco en el centro o mercado, que son los lugares donde más se vende el producto natural en el mismo coco, después de ingerir el líquido, en su mayoría, después consumen la pulpa.

En el caso de José Luis Noguera, quien lleva 17 años viviendo del coco, no vende solo el agua de coco, sino que prepara una malteada que él mismo creó. “Un día quise experimentar. Licúe el coco con su misma agua y lo hice rendir con hielo. Empecé a dar las degustaciones y a la gente le empezó a gustar”, cuenta.

Producto envasado. Los múltiples beneficios del agua de coco y su alto consumo han logrado que muchos empresarios del mundo hayan puesto sus ojos en este producto caribeño y lo hayan seleccionado para comercializarlo en envase. Incluso, una barranquillera tiene su propia agua de coco envasada.

Yamile Manzur, fundadora de SabeAmor, empresa que promueve alimentación orgánica a partir de productos naturales, comercializa Recárgate, una bebida creada a base de agua de coco y semillas de chía. “Esta bebida aporta muchos beneficios para la salud, entre ellos, como su nombre lo indica, ayuda a recargar el cuerpo gracias a los beneficios que contiene el agua de coco por sus múltiples vitaminas y minerales”, asegura Manzur.

La empresaria cuenta que  la mayor clientela de esta bebida son personas que se ejercitan, ya que “ayuda a que el cuerpo se recupere después del entrenamiento, hidratándolo a profundidad”. Además, agrega que las semillas de chía son fuentes de proteína y ayudan a eliminar residuos del intestino.

El agua de coco envasada ha sido criticada por muchos, entre ellos los nutricionistas. Pues estos afirman que las virtudes del líquido se adquieren cuando el agua es completamente natural y no cuando ha pasado por un proceso donde se le agregan conservantes y azúcares.

La nutricionista Ana María Sirtori afirma que el agua de coco envasada contiene mucha glucosa. “Si vemos la tabla nutricional de esas aguas de coco, notamos que le adicionan demasiada azúcar. Entonces deja de ser una bebida natural baja en calorías para convertirse en una azucarada”, afirma.

Sirtori sostiene que esto va en contra de una de las cosas por las que se está luchando en el país y en el mundo, la obesidad. “En una bebida de estas nos estamos tomando desde 15 gramos, hasta 45”, dice.

Sirtori afirma que al tomar el agua de coco natural se asegura la completa adquisición de sus beneficios y la higiene del producto. “Esas aguas de coco de las esquinas, donde abren el coco en frente de ti, esas son las 100% saludables. Hay que aprovechar que es una fruta tropical que podemos conseguir a la mano y que le va a servir a nuestro organismo”, afirma la nutricionista.