¿Alguna vez has dicho o hecho cosas a tus hijos de las que te has arrepentido? ¿Les has gritado o puesto castigos excesivos? Nadie dijo que educar fuera fácil. Lo que sí tiene claro la pedagoga y asesora familiar, Tania García , autora de «Educar sin perder los nervios», es que el respeto a los hijos es muy importante.

¿Qué pueden hacer los padres con el sentimiento de culpa que sienten después de un conflicto?

La culpa en realidad no sirve para nada. Hemos crecido con el dedo acusador encima, tanto para nosotros mismos como para con los demás, y lo cierto es que la culpa solo sirve para hacerte sentir mal, dejarte sin autoestima y sin ganas para seguir creciendo y evolucionando. Realmente aprovecharía estas sensaciones para aprender, reflexionar sobre qué es lo que quieren para su vida y en la relación con sus hijos y tomaría medidas para no volver a cometer el mismo error. Si de las equivocaciones se aprende, estupendo. El problema es cuando se repite constantemente la misma equivocación, perpetuando así una mala relación entre padres e hijos y, por tanto, inculcando una incorrecta autoestima en los hijos.

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero