El Universal / Un estudio del V Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilos de Vida de las Familias en Europa, reveló que los niños que siguen una dieta equilibrada son, según afirman sus padres, los que tienen mejor actitud en el colegio, con sus compañeros de curso y en casa.

“El estudio ha profundizado en el bienestar emocional de los niños, de manera que se ha podido relacionar el grado de adherencia a la alimentación equilibrada con diferentes aspectos como la relación con la familia, los amigos o las actitudes en el colegio”, destacó el doctor Rafael Casas, psiquiatra y experto en promoción de hábitos de salud y en obesidad infantil.

Según los padres, el 58% de los pequeños de 3 a 12 años que come de forma saludable está muy de acuerdo en que se lleva bien con sus compañeros de clase; un porcentaje que baja al 48% si se compara con el total de niños encuestados.

En esta línea, los que siguen una alimentación saludable dicen divertirse más. El 96% de estos niños asegura pasárselo bien con sus amigos. Al profundizar en las respuestas de los niños que presentan exceso de peso, esta cifra baja al 85%.

Si bien es cierto que el 48% está muy de acuerdo en que participa en actividades sociales, este porcentaje asciende al 61% entre los que comen de forma equilibrada.

El V Observatorio clasificó a las familias encuestadas entre las que siguen una alimentación equilibrada y las que no, considerando que un niño come de forma saludable cuando consume fruta natural y verduras frescas en su día a día y, al menos una vez a la semana, legumbres, pescados y frutos secos, incluyendo el aceite de oliva como aliño habitual y el agua como bebida principal.

“En el estudio vemos que solamente un 10% de los niños cumple con la dieta mediterránea, el 30% la sigue a medias y un 60% no la cumple”, explicó la nutricionista Laura González.

Preguntados los padres por el comportamiento en el hogar, el estudió reveló que el 66% de los que siguen una dieta equilibrada está muy de acuerdo en que sus hijos tienen una actitud positiva cuando se relacionan con ellos frente al 53% del total.

En los casos de niños con exceso de peso, este porcentaje baja al 47%. Según los mismos, los niños que comen bien tienen más confianza en sí mismos, un 41% frente al 29% del total y además, se enfadan menos en casa. Mientras el 10% de los niños de Europa tiene riñas familiares casi todos los días, mientras que solamente el 5% de los que comen de forma equilibrada se enfada con sus padres a menudo.