La Republica / style=”text-align: justify;”>Los lunares se ponen de moda, según se desprende de los desfiles de Carolina Herrera. Y vienen muy llamativos, como los de los trajes de Dolce & Gabbana o los bodys y pareos de Jacquemus. Jason Wu, Rodarte, Dior o Blumarine son un buen ejemplo. Si Balenciaga opta por los tonos azules, Valentino lo hace con piezas que llevan topos multicolores más pequeños.

Publicidad Los lunares tienen la capacidad de convertirse en un viral. Como ha pasado durante esta primavera con el vestido que lució Julia Roberts en Pretty Woman, un diseño en tonos marrones y topos blancos que no han dudado en clonar Mango, Oysho y Zara. El verano pasado, la prenda estampada que más comentarios generó fue la blusa ochentera de Lady Di que inspiró a Jacquemus y que acabaron vistiendo las blogueras e influerncers de moda más populares. Además de viral, también se trata de un motivo muy presente en la realeza británica: la princesa de Gales los llevó, la reina Isabel también, y Kate Middleton ha recurrido a ellos en un claro homenaje a la madre de su marido.

El auge de firmas inspiradas en el estilo de las francesas, como Rouje, Sézane o Reformation también ha contribuido a que las tiendas  online  ofrezcan multitud de vestidos cortos o pantalones con el sabor a retro que implica este estampado.