Lapatilla EFE/ Miguel Gutiérrez La crisis política y humanitaria de Venezuela se mantiene a medida que Nicolás Maduro se aferra al poder en medio de las protestas encabezadas por Juan Guaido. Por: Hellenic Shipping News | Traducción libre del inglés y título en español por lapatilla.com Se espera que las protestas callejeras continúen el jueves, y Guaido dijo el sábado a miles de simpatizantes que “no hay vuelta atrás” cuando convocó a una serie de huelgas nacionales. Mientras tanto, los venezolanos están experimentando una escasez de alimentos y medicamentos. Lo que la situación actual, y cualquier resultado potencial, significa para el principal activo económico de Venezuela, su sector petrolero, se encuentra ahora bajo escrutinio. Venezuela, miembro de la OPEP, depende del petróleo para el 98% de sus ingresos de exportación y está trabajando bajo las sanciones de los Estados Unidos, que penalizan a la empresa estatal de energía de Venezuela, PDVSA, y a cualquier barco o compañía que permita los envíos de petróleo a Cuba, aliado del régimen de Nicolás Maduro. Los disturbios en Caracas han afectado a los mercados, al igual que las sanciones estadounidenses más estrictas a Irán, pero las noticias sobre las mayores reservas de crudo en Estados Unidos han mantenido los precios bajos hasta el momento. El miércoles, los futuros de crudo Brent se ubicaron en $ 71.36 por barril y el West Texas Intermediate (WTI) se ubicó en alrededor de $ 62.85. La Jefa de Estrategia de Productos Básicos de RBC Capital Markets, Helima Croft y su equipo han examinado tres escenarios posibles para Venezuela y sus respectivas implicaciones para el mercado petrolero mundial. Escenario 1: Maduro se va, Guaido llega al poder Una repentina partida y transición de Maduro a un gobierno reformista liderado por Guaidó brindaría “la mejor esperanza para reactivar la economía venezolana”, dijo Croft y su equipo en una nota el miércoles. “Este escenario presenta el resultado más bajista para los precios (del petróleo), especialmente dado que muchos inversionistas pueden asumir que la recuperación será rápida y sin complicaciones. Sin embargo, incluso si tal situación llega a suceder, advertiríamos que el camino de regreso será arduo dada la magnitud del colapso”. Croft y su equipo, compuesto por los estrategas de productos básicos Christopher Louney y Michael Tran y la estratega asociada Megan Schippmann, advirtieron que incluso si Guaidó llegara al poder, la situación de seguridad de Venezuela “probablemente seguiría siendo un problema”. “Dada la aparente ausencia de deserciones militares de alto nivel en el campo de Guaidó, así como la marcada aversión de Moscú a tal cambio de régimen, creemos que este escenario tiene las más escasas posibilidades de éxito en el corto plazo”. Escenario 2: Maduro se queda Si Maduro logra superar la actual ola de protestas, RBC señaló que el colapso económico del país sin duda se acelerará a medida que Estados Unidos aumente las sanciones. “La Casa Blanca probablemente buscará erosionar aún más los ingresos de exportación de petróleo del país al obligar a los países consumidores como India a reducir sus compras en Venezuela. Washington también puede exigir que las empresas energéticas estadounidenses dejen de operar en el país y que las empresas europeas dejen de proporcionar diluyentes y otros servicios a (la petrolera estatal venezolana) PDVSA”. Tales medidas punitivas, junto con los cortes de energía rodantes, comprimirían aún más la producción de petróleo del país y potencialmente enviarían casi a cero para fines de año, señalaron los estrategas. Este resultado sería muy optimista para los precios del petróleo y “es bastante plausible dado el apoyo sustancial que Maduro está recibiendo de Moscú, así como el hecho de que los oficiales de menor rango han sido los principales desertores”. En este escenario, es probable que el presidente Donald Trump presione a Arabia Saudita para cubrir un corte de suministro extendido al aumentar la producción y agregar entre 400,000 y 500,000 barriles por día al mercado. Escenario 3: Maduro se retira pero se establece un gobierno militar Otro resultado a corto plazo visto como plausible por Croft y su equipo sería que el liderazgo militar derrocara a Maduro a favor de un candidato que, según dijeron, “evitaría las reformas económicas y políticas que se desmantelarían”. La máquina del patronato prevalecería. “Tal golpe desde arriba podría congelar el statu quo de las sanciones, mientras que la Casa Blanca considera cuánto tiempo y energía quiere gastar en Venezuela una vez que Maduro se haya ido”, dijeron los analistas. Esto representaría un caso moderadamente alcista para el crudo, anotaron los estrategas. “Un candidato militar seleccionado puede no ser capaz de obtener el apoyo internacional necesario para reactivar el sector petrolero, incluso si no hubiera más sanciones en la zona inmediata”. La OPEP a su vez probablemente adoptaría un enfoque de esperar y ver para llenar la brecha de suministro de Venezuela

Lapatilla EFE/ Miguel Gutiérrez La crisis política y humanitaria de Venezuela se mantiene a medida que Nicolás Maduro se aferra al poder en medio de las protestas encabezadas por Juan Guaido. Por: Hellenic Shipping News | Traducción libre del inglés y título en español por lapatilla.com Se espera que las protestas callejeras continúen el jueves, y Guaido dijo el sábado a miles de simpatizantes que “no hay vuelta atrás” cuando convocó a una serie de huelgas nacionales. Mientras tanto, los venezolanos están experimentando una escasez de alimentos y medicamentos. Lo que la situación actual, y cualquier resultado potencial, significa para el principal activo económico de Venezuela, su sector petrolero, se encuentra ahora bajo escrutinio. Venezuela, miembro de la OPEP, depende del petróleo para el 98% de sus ingresos de exportación y está trabajando bajo las sanciones de los Estados Unidos, que penalizan a la empresa estatal de energía de Venezuela, PDVSA, y a cualquier barco o compañía que permita los envíos de petróleo a Cuba, aliado del régimen de Nicolás Maduro. Los disturbios en Caracas han afectado a los mercados, al igual que las sanciones estadounidenses más estrictas a Irán, pero las noticias sobre las mayores reservas de crudo en Estados Unidos han mantenido los precios bajos hasta el momento. El miércoles, los futuros de crudo Brent se ubicaron en $ 71.36 por barril y el West Texas Intermediate (WTI) se ubicó en alrededor de $ 62.85. La Jefa de Estrategia de Productos Básicos de RBC Capital Markets, Helima Croft y su equipo han examinado tres escenarios posibles para Venezuela y sus respectivas implicaciones para el mercado petrolero mundial. Escenario 1: Maduro se va, Guaido llega al poder Una repentina partida y transición de Maduro a un gobierno reformista liderado por Guaidó brindaría “la mejor esperanza para reactivar la economía venezolana”, dijo Croft y su equipo en una nota el miércoles. “Este escenario presenta el resultado más bajista para los precios (del petróleo), especialmente dado que muchos inversionistas pueden asumir que la recuperación será rápida y sin complicaciones. Sin embargo, incluso si tal situación llega a suceder, advertiríamos que el camino de regreso será arduo dada la magnitud del colapso”. Croft y su equipo, compuesto por los estrategas de productos básicos Christopher Louney y Michael Tran y la estratega asociada Megan Schippmann, advirtieron que incluso si Guaidó llegara al poder, la situación de seguridad de Venezuela “probablemente seguiría siendo un problema”. “Dada la aparente ausencia de deserciones militares de alto nivel en el campo de Guaidó, así como la marcada aversión de Moscú a tal cambio de régimen, creemos que este escenario tiene las más escasas posibilidades de éxito en el corto plazo”. Escenario 2: Maduro se queda Si Maduro logra superar la actual ola de protestas, RBC señaló que el colapso económico del país sin duda se acelerará a medida que Estados Unidos aumente las sanciones. “La Casa Blanca probablemente buscará erosionar aún más los ingresos de exportación de petróleo del país al obligar a los países consumidores como India a reducir sus compras en Venezuela. Washington también puede exigir que las empresas energéticas estadounidenses dejen de operar en el país y que las empresas europeas dejen de proporcionar diluyentes y otros servicios a (la petrolera estatal venezolana) PDVSA”. Tales medidas punitivas, junto con los cortes de energía rodantes, comprimirían aún más la producción de petróleo del país y potencialmente enviarían casi a cero para fines de año, señalaron los estrategas. Este resultado sería muy optimista para los precios del petróleo y “es bastante plausible dado el apoyo sustancial que Maduro está recibiendo de Moscú, así como el hecho de que los oficiales de menor rango han sido los principales desertores”. En este escenario, es probable que el presidente Donald Trump presione a Arabia Saudita para cubrir un corte de suministro extendido al aumentar la producción y agregar entre 400,000 y 500,000 barriles por día al mercado. Escenario 3: Maduro se retira pero se establece un gobierno militar Otro resultado a corto plazo visto como plausible por Croft y su equipo sería que el liderazgo militar derrocara a Maduro a favor de un candidato que, según dijeron, “evitaría las reformas económicas y políticas que se desmantelarían”. La máquina del patronato prevalecería. “Tal golpe desde arriba podría congelar el statu quo de las sanciones, mientras que la Casa Blanca considera cuánto tiempo y energía quiere gastar en Venezuela una vez que Maduro se haya ido”, dijeron los analistas. Esto representaría un caso moderadamente alcista para el crudo, anotaron los estrategas. “Un candidato militar seleccionado puede no ser capaz de obtener el apoyo internacional necesario para reactivar el sector petrolero, incluso si no hubiera más sanciones en la zona inmediata”. La OPEP a su vez probablemente adoptaría un enfoque de esperar y ver para llenar la brecha de suministro de Venezuela.