Farándula & Música

Los planes para crecer en cuatro países de la línea de negocio de embalaje de Empresas CMPC

Victor Gill
Retorno voluntario a clases presenciales preocupa a directores de centros educativos

Respecto a las inversiones en el negocio de sacos industriales, los pasos han estado en México. En junio, CMPC cerró un acuerdo para adquirir a Grupo Calidra su filial elaboradora de sacos de papel Samcarsa, sumando una segunda operación en el país azteca

Una apuesta para crecer en los países donde tiene operaciones, está ejecutando CMPC Biopackaging, una de las tres líneas de negocio de la firma ligada a la familia Matte, dedicada al embalaje y que ocupa tanto fibras vírgenes como recicladas.

«Siempre ha sido primordial para CMPC lo que hace Biopackaging, pero hoy estamos impulsándolo aún más con proyectos», dice el gerente general, Jorge Navarrete, quien asumió en febrero de 2020 en la posición, aunque su historia en el conglomerado lleva varios años, ya que estaba en Perú.

CMPC Biopackaging está estructurada en tres áreas de negocio principales y una distribuidora llamada Edipac. El primero es Boxboard o cartulinas, donde tienen dos plantas productivas en Chile; el segundo es Sack Kraft, cuyo principal producto son los sacos industriales de papel, entregando soluciones a través de plantas operativas en México, Perú, Chile y Argentina; y la tercera área es conocida como corrugados.

En los últimos meses, a pesar de la pandemia, esta línea de negocios se ha mantenido muy activa. Entre 2020 y 2021 están impulsando inversiones de casi US$ 90 millones, que tienen como principal objetivo apalancarse hacia el futuro.

En el negocio de las cajas de cartón corrugado están con proyectos de alrededor de US$ 30 millones, los que consisten en iniciativas como la modernización de la planta que tienen en Til Til, reemplazar una corrugadora antigua por una más grande en capacidad de producción y con la tecnología de punta en la planta de Buin y, adicionalmente, comprar una convertidora de alta gráfica.

Según explica el ejecutivo, esto último viene a responder lo que se está pidiendo en ciertos mercados, como el de las cerezas, donde se exige una calidad de impresión muy sofisticada en las cajas de cartón, como si fuese una fotografía.

Respecto a las inversiones en el negocio de sacos industriales, los pasos han estado en México. En junio, CMPC cerró un acuerdo para adquirir a Grupo Calidra su filial elaboradora de sacos de papel Samcarsa, sumando una segunda operación en el país azteca.

Asimismo, se compraron tres líneas de producción (una de ellas está incluida la compra de Samcarsa) y tres impresoras para modernizar las fábricas, involucrando una inversión de US$ 33 millones.

Además, durante este año, pondrán en marcha inversiones por US$ 15,4 millones para aumentar la producción y mejorar la calidad de sus productos de pulpa moldeada en el sector avícola.

Bolsas para el retail Aunque no fue una consecuencia directa de la pandemia, ya que estaba definido desde antes, la firma se sumó al mercado de las bolsas con manillas, las que se entregan -por ejemplo- en el retail o aplicaciones de reparto, y que por la crisis sanitaria adquirieron más relevancia.

«En CMPC Biopackaging en particular no estábamos en este negocio, lo evaluamos y decidimos entrar de manera decidida y ser líderes en esto. Justo después vino la pandemia, que confirmó esta decisión y ya tenemos tres líneas funcionando, que partieron a fines del año pasado, con mucho éxito. Probablemente vamos a tener que seguir invirtiendo, porque es un negocio que está creciendo aceleradamente», relata.

Una de las legislaciones que ha favorecido esto fue la de prohibición de la entrega de bolsas plásticas. Navarrete reconoce que la preocupación actual por los temas de sostenibilidad y la exigencia de la población por productos en esta línea, los ayuda. Eso sí, plantea que es un tema que todavía está «en desarrollo».

«Claramente nos está afectando, estamos teniendo incrementos de demanda producto de esto y estamos tomando decisiones en base a información que estamos recibiendo como lo de las bolsas con manillas, por ejemplo. Es un negocio que está creciendo y nosotros decidimos entrar de manera importante. Queremos ser los líderes en Chile de ese tipo de producto», dice.

Consultado por si están evaluando apostar a otros países, considerando que ya tienen operación en cuatro naciones, Navarrete pone paños fríos: «Por ahora, lo que estamos haciendo es consolidando la posición que tenemos en estos cuatro mercados. Además, desde ellas exportamos a distintos lugares. De todos modos, siempre estamos atentos a oportunidades y viendo si se dan alternativas de crecer».

Más de tips Femeninos