Max Wright fue un actor y pianista estadounidense que alcanzó la cúspide de su carrera en 1986 con la serie Alf. Su personaje Willie Tanner , un ameno y abnegado padre de familia lidiaba con las ocurrencias del peculiar extraterrestre.

Aunque en la pantalla ‘Alf’ expresaba su popular frase: “No hay problema, Willy”, eso no se ajustaba a la verdad, ya que se tejió la versión sobre varios conflictos dentro del elenco que ocasionó la cancelación de la serie en 1990.

Tras esa producción que en Ecuador fue transmitida por Teleamazonas, el artista fue diagnosticado con cáncer linfático que tuvo que lidiar por muchos años y su drama recién empezaba.

En 2000 y 2003 fue arrestado por conducir en estado de ebriedad, un hecho intrascendente, pero que se magnificó por tratarse de una estrella de la televisión.

Posteriormente tuvo otro golpe inesperado, ya que volvió a estar en las portadas y pantallas de los medios de comunicación del mundo luego que el tabloide The National Enquirer publicara en 2008 que había caído en una profunda depresión.

También difundieron imágenes fumando crack y teniendo relaciones sexuales con vagabundos. Sin embargo, lo más llamativo fueron las declaraciones del hombre que grabó ese video.

“Su vida estaba tan fuera de control que no tenía miedo de contraer el Sida . Max ha tenido sexo sin protección conmigo y con gente sin hogar, y con todos se ha drogado”, aseguró un joven, de quien nunca se conoció la identidad.

Como era de esperarse, Max negó tal hecho, pese a las pruebas que se mostraron y siguió apareciendo en televisión con relativa frecuencia y normalidad.

Su vida se apagó poco a poco por su errático pasado. En 2015, Max Wright , ya con 72 años, reapareció demacrado en unas fotografías mientras sacaba la basura de su casa, muy distinto al cómo se le recuerda. Se presume que, al 2018, intenta reconstruir su vida en Alemania.

Ahora el popular Willie Tanner ya no está más en este tierra. El actor falleció en su casa en Hermosa Beach, California, a las afueras de Los Ángeles tras una larga lucha contra el cáncer