El sistema gubernamental de compras de los medicamentos en México está sujeto a una transformación radical.

La expectativa, en el propio gobierno, es que el nuevo modelo permita ahorros de entre 20 y 30% en la compra total de medicinas cuyo presupuesto proyectado para el 2020 podría alcanzar 100,000 millones de pesos.

En el primer ejercicio en ejecución, tan sólo en la adquisición de medicamentos antirretrovilares, para atender a los pacientes con VIH, el cálculo es que se obtendrá un ahorro por 1,740 millones de pesos equivalentes a 57% del presupuesto que se destina a ese rubro.

De ser el país que compra más caro, ese medicamento especializado, México pasará a ser el que lo compra al precio más barato del mundo.

El sector salud del gobierno dejará de ser rehén de un solo laboratorio: Stendhal.

Y comprará un medicamento innovador denominado Bictarvy, importado desde Irlanda, a través de Estados Unidos. El costo unitario pasará de 3,000, a 850 pesos.

Intereses afectados El gobierno de la Cuarta Transformación, desde la flamante superoficialía mayor que encabeza Raquel Buenrostro, está re construyendo el modelo de compras de medicamentos, que operó durante décadas, con el propósito de abatir la corrupción, hacer rendir más los recursos e incluir a más proveedores de todos los tamaños.

Con el cambio, el gobierno está afectando a los poderosos intereses económicos de laboratorios, distribuidores y todas las áreas involucradas en el proceso de compraventa de las instituciones públicas.

La estrategia gubernamental buscó y ha logrado el divorcio del matrimonio por conveniencia que venía existiendo entre laboratorios farmacéuticos y empresas de distribución; enfrentar el oligopolio de distribución e iniciar un proceso de centralización de las compras para eliminar el intermediarismo que eleva el precio de los medicamentos hasta en 30%, y eliminar la corrupción institucional.

Por cierto, las tres más grandes empresas de distribución están bajo investigación.

La resistencia al cambio se ha registrado a través de marchas, falsas alarmas de desabasto, robo de medicamentos y hasta denuncias públicas incendiarias que buscan provocar episodios de histeria colectiva con la presunta escasez de medicamentos y materiales de curación.

Distribución: viene licitación Una vez que se logró el divorcio entre laboratorios y distribuidores, en el contexto de la licitación para el segundo semestre del 2019, viene la segunda parte de la misma estrategia.

Le puedo adelantar que el gobierno no se hará cargo de la distribución.

En breve lanzará una convocatoria regional para proveedores de logística que se harán cargo de la entrega de los medicamentos en todo el país.

De la misma forma en que está realizando la licitación de medicamentos se realizará la correspondiente a los proveedores de logística. Será una subasta electrónica, a través de Compranet.

Licitación II-S La licitación de medicamentos para el segundo semestre, cuyo fallo está por emitirse el próximo 24 de junio, es adicional a la compra de medicamentos que realizó el gobierno anterior para cubrir todo el año 2019.

En consecuencia no tendría por qué generarse desabasto alguno de medicinas en las instituciones públicas.

Esta licitación de medicamentos para el segundo semestre en realidad se realiza con dos propósitos: 1.- Apoyar a la mayoría de los estados de la República (en particular el estado de México, Veracruz y Tabasco) que en conjunto adeudan 20,000 millones de pesos y los laboratorios ya no quieren surtirles más; y 2.- sustituir con mejores precios a una parte de los medicamentos incluidos en la licitación que garantiza el abasto del 2019.

En consecuencia no tendría por qué haber desabasto en las instituciones como alertan los propios laboratorios.

Compras de gobierno Los medicamentos son sólo una parte de las compras y contrataciones que realiza el gobierno mexicano que en conjunto representan casi 1 billón de pesos.

La cifra exacta es de  997,000 millones de pesos y de ellos 80% de las compras se destina a proyectos de infraestructura, combustible para plantas productivas, medicinas y productos farmacéuticos, combustibles, servicios integrales y seguros de bienes patrimoniales entre otros.

Del resto de las compras 187,494 millones de pesos corresponden a un universo de 72,825 proveedores y 80% de la compra recae en 1.5% de los proveedores.

Viene una estrategia integral para consolidar y eficientar las compras de gobierno.

Como en el caso de los medicamentos, seguramente habrá múltiples reacciones. Al tiempo.

ATISBOS BIVA.- Ayer se llevó a cabo en Nueva York el primer Biva Day. Ahí se analizaron las perspectivas para el desarrollo de México de sectores como el turístico, de infraestructura y fintech, entre otros. El encuentro sirvió para mandar señales de confianza y certidumbre al público inversionista desde el corazón financiero de Estados Unidos, pues aunque hay eventos que han generado incertidumbre, lo cierto es que México sigue siendo uno de los más atractivos para invertir, y así ha quedado demostrado en el primer año de operaciones de Biva que encabeza María Ariza.

Marco A.Mares Periodista

Ricos y Poderosos Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Archivado en:

Medicamentos Industria farmacéutica Ricos y poderosos