Tu Noticia Express / La firma AF Vandervorst presenta en la Semana de la Moda de París sus colecciones de primavera-verano 2018.
AF VANDERVORS

La semana de la moda de París es otra de las pasarelas que está mostrando colecciones muy creativas. Los diseñadores encuentran en la alta costura una vía para dar rienda suelta a la imaginación que ya no tienen en el prêt-à-porter, quizás ahora más comercial.

Arrancamos con Guo Pei que posiblemente por su nombre ni sepamos quien es, pero se hizo famosa en Occidente cuando hace tres años Rihanna llevó una de las creaciones de la diseñadora a la gala anual del Met: un vestido amarillo forrado con pieles y bordado totalmente a mano que se convirtió en la comidilla de la velada (en redes también donde hubo memes de todo tipo).

No obstante la pieza, que pesaba 25 kilos, no era un diseño creado en exclusiva para Rihanna sino que la cantante lo descubrió por internet y se encaprichó de él.

La colección que ahora acaba de presentar en París Guo Pei ha sido de las más comentadas por lo ligeras de ropa que iban sus modelos. Uno de los diseños mostraba un vestido dorado con un corpiño con pezoneras metálicas.

Mientras, que otro consistía en una falda elaborada en malla cuya parte superior era totalmente transparente. El look se completaba con unas plataformas de celosía.

Seguimos con Hyun Mi Nielsen, una diseñadora danesa que para su tercera colección decidió “escucharse a sí misma”. Eso significaba trabajar sola, sin la ayuda de ningún estilista. La inspiración le ha venido de la migración y las urracas, esas aves que recolectan objetos brillantes que para el resto de la humanidad son basura.

La firma de Van der Kemp también estuvo en París: volantes, volúmenes, cuero, sedas… junto con opciones reutilizadas más peculiares como el corcho, lo que demuestra que no se debe descartar nada.

Uno de los desfiles que más expectación generó fue el de John Galliano bajo el paraguas de la Maison Margiela con estilismos monocolor en blanco, naranja, rojo o azul.

Con las paredes, asientos y la pasarela en negro mate, se pedía a los asistentes que sacasen fotos de los diseños usando flash, transformando vestidos, abrigos y bustiers a technicolor.

El efecto, que solo se pudo ver a través de las pantallas del iPhone del público y que no era perceptible a simple vista, era un guiño a la ilusión que generan las redes sociales.

El Margiela de Galliano no dejó indiferente a nadie: atrajo a los que son fieles al dramatismo del diseñador, los que prefieren la modernidad de Margiela o los que prefieren una moda más utilitaria.

Abrigos rectos y largos en hombros, toques militares en parkas y gorros o darle a un abrigo de caucho apariencia de lana tricotada.