Henry Ross Perot, político y empresario estadounidense que se presentó como el tercer candidato en liza a las elecciones de 1992 y 1996 (perdiendo ambas ante Bill Clinton), ha muerto este martes a los 89 años. Con un programa populista de derechas, quiso ocupar el espectro político de George Bush padre y, de hecho, llegó a tener el 18,9% de los votos en los primeros sufragios, desinflándose en los segundos, con un 8,4% de los apoyos.

Su papel en las dos legislaturas que Clinton pasó en la Casa Blanca fue clave , ya que su irrupción en 1992 (logró el 18,9% de los votos) impidió que George Bush padre se alzase con la victoria, dividiendo el voto conservador. Clinton se impuso con poco más del 43% de los votos ese año frente al 37,45% de Bush.

Nacido el 27 de junio de 1930 en Texas, Perot fue un hombre de negocios que logró acumular una gran fortuna tras haber trabajado para IBM: en 1962, fundó EDS (Electronic Data Systems), una empresa de soportes electrónicos que vendió en 1984 a General Motors por 2.500 millones de dólares. Posteriormente, entró en los negocios inmobiliario y gasístico, para en 1988 fundar Perot Systems.

Mira también Trump arremete contra el embajador británico: “Estúpido e imbécil pomposo” Dio el salto a la política en los 90: se presentó como candidato a las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 1992 bajo el lema “United We Stand, America” (‘Unidos resistimos, América’) y un programa populista de derechas. Empleaba un lenguaje llano, similar al que utiliza Trump hoy en día. 

Para ganarse el voto de la gente “pura” del corredor central del país, la e nfrentaba a la “élite liberal”, a la que consideraba corrupta , de la Costa Este de Estados Unidos, educada en la “perversa” Ivy League y que se había “apropiado” del Gobierno y defendía políticas “antiamericanas”. 

Se veía a sí mismo como un salvador del pueblo americano, para el que “limpiaría el granero” de Washington para que dejara de socavar los valores americanos y de otorgar “privilegios especiales” a las minorías, que no los merecen. En 1992 obtuvo el 18,9% de los votos y volvió a presentarse en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 1996 al frente del Partido de la Reforma de los Estados Unidos, que él mismo fundó. Obtuvo el 8,4% de los votos (unos ocho millones de sufragios) y, entonces, decidió abandonar la política.