La Nacion / Dice que no es fanática de la gimnasia . Sin embargo tiene una disciplina envidiable: Flavia Palmiero hace casi veinte años que se entrena religiosamente, con el mismo entrenador, entre tres y cinco veces por semana.

“No me gusta el cuerpo torneado. Me gusta firme, pero no soy una obsesiva”, revela. Cuenta que empezó a hacer gimnasia “porque todo el mundo iba”, pero que cuando comenzó no lo necesitaba. “Ahora que soy más grande voy porque me quiero mantener bien”, asegura.

Sus rutinas, de entre 40 y 50 minutos, empiezan con actividad aeróbica , que puede ser en elíptico o remo, durante 15 minutos. Después, 25 minutos de ejercicios con máquinas o pesas, en los que asocia brazos y piernas, en rutinas que nunca son iguales. Se trata de “circuitos con tres a cuatro ejercicios del tren superior e inferior, e incluimos un aeróbico de tres o cuatro minutos”, detalla Jorge Aldo Giménez, entrenador de Ocampo Club de Entrenamiento.

Ejercita los brazos, bíceps y tríceps con mancuernas de dos kilos, y para hombros el peso disminuye a un kilo Crédito: Twitter

“No me gusta usar cargas pesadas con las mujeres. Con Flavia buscamos marcar el tono muscular. Cuando entrenamos glúteos en máquinas, le indico tres series de quince repeticiones, con 15 a 22 kilos de carga”, explica el trainer. Otra opción para este grupo muscular son los ejercicios con tobilleras o, sin peso, un trabajo de contracción y extensión máximas.

Flavia se reconoce inquieta. “Durante el fin de semana no puedo quedarme tirada. El sábado generalmente voy a entrenar. También me gusta caminar y andar en bicicleta”, cuenta.

Respecto a las comidas , la actriz come de todo. “Me gusta comer. En la semana trato de cuidarme, evitando las harinas, pero me cuesta un montón”, se sincera. Hace un tiempo adoptó los jugos de vegetales verdes que, además de que le gustan, advierte que le aumentaron las defensas y que la oxigenan. “Trato de comer mucha fruta y verduras. Además como asados y postres, pero nunca fui de comer porquerías”, se explaya.

Sus rutinas, de entre 40 y 50 minutos, empiezan con actividad aeróbica y siguen con máquinas o pesa Crédito: Instagram

En detalle Para los abdominales suelen usar esferas o un banco específico para esos ejercicios. “Según el día y cómo se sienta Flavia, pueden ser dos, tres o cuatro series con entre 25 y 30 repeticiones, entre abdominales altos y bajos”, detalla.

Para piernas, en las máquinas trabaja cuádriceps e isquiotibiales. Y sentadillas sin peso. “La idea es fortalecer los músculos, no hacerlos crecer”, acota Giménez.

Los brazos, bíceps y tríceps, se ejercitan con mancuernas de dos kilos. Para hombros el peso disminuye a un kilo. “No más para que no se le recargue el trapecio y la zona alta de la espalda”, explica el entrenador. Para terminar, 15 minutos de trabajo aeróbico.

Tips Tratar de entrenar a la mañana cuando el organismo está mejor predispuesto y con más energía. Es importante realizar actividad aeróbica antes de entrenar, ya que en esta instancia se usa la grasa corporal como energía. Al quemar grasas, ayuda a adelgazar. Siempre cambiar los ejercicios para obtener mejores resultados. Para usar el elíptico, la postura correcta es con el cuerpo bien derecho. “Muchas veces la gente se inclina pensando que va a trabajar más los glúteos así. Pero hace fuerza con los lumbares que después duelen”, explica Giménez. El simulador de remo, como actividad aeróbica, requiere de movimientos circulares, que simulan los del remo. Estos no deben ser violentos ni rectos para no contracturar los trapecios, los brazos ni la espalda. “El cuerpo tiene que estar derecho y las piernas van y vienen junto con los brazos, copiando el movimiento del remero”, explica el entrenador de Palmiero. La mayoría de las máquinas tienen un dibujo al costado, en el que dice cómo deben usarse. Tenerlo en cuenta si no se cuenta con un personal trainer. El calzado es fundamental para una correcta práctica. Para elegir el adecuado, antes de comprar las zapatillas ir al médico para evaluar el arco de los pies, y saber si hace falta usar plantillas. El pie vencido repercute sobre la columna. El médico tiene que habilitar el ejercicio. Revisarse la columna y el corazón antes de empezar.

Por: Malú Pandolfo ¿Te gustó esta nota?