WASHINGTON. — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, agradeció ayer a México y a su presidente, Andrés Manuel López Obrador, el despliegue de tropas en sus fronteras, lo que ha provocado una “tremenda” diferencia en el número de inmigrantes que entran en suelo estadounidense de manera irregular.

“Como saben, México ha desplegado 21,000 soldados, lo cual es algo que nunca antes había hecho, y eso ha supuesto una tremenda diferencia en los números rápidamente”, dijo el mandatario durante una ceremonia en honor del nuevo secretario de Defensa, Mark Esper, en el Pentágono.

El mandatario expresó su agradecimiento “a México y a su presidente” por ayudar a atajar la que calificó como “la gran crisis de seguridad nacional en la frontera sur”.

A mediados de junio, el Gobierno mexicano anunció el envío de más de 15,000 elementos de seguridad -entre militares y miembros de la nueva Guardia Nacional- a la frontera norte, lo que se suma a los más de 6,500 elementos desplegados en la región sur, fronteriza con Guatemala.

Trump recordó que también el Pentágono ha enviado tropas al sur de Estados Unidos y aseguró que la Administración hará “lo que sea necesario” para salvaguardar a su tierra y a su gente.