Mariano Rivera / Cortesía MLB En la historia de las Grandes Ligas nunca antes algún jugador había entrado al mítico Salón de la Fama de Cooperstown, fundado en 1936, por decisión unánime. Hoy por hoy, en la clase 2019, el lanzador panameño Mariano Rivera lo logró. A lo largo de los años, sin duda, a los peloteros latinos se les ha puesto más complicado el ingreso a Cooperstown. Es por eso que el ingreso de Rivera con los 425 votos  posibles parece una irrealidad. Rodeado de su familia, en su casa, el excerrador de New York Yankees se enteró de la noticia y saltó entre jubilo. Lagrimas d felicidad no faltaron de él y todos los presentes. “Cuando terminé mi carrera, pensaba que tenías buenas posibilidades de llegar al Salón de la Fama. Pero esto era algo que superaba mi imaginación”, dijo Rivera, según mlb.com. Mariano estableció un el récord en las Grandes Ligas de juegos salvados con 625. Esta cifra la reunió en las 19 temporadas que militó en el mejor beisbol de mundo.  Además, con 952 juegos cerrados, también es suya la marca en dicho departamento. El oriundo de Puerto Caminito es el segundo panameño en conseguir un cupo en el Salón de la Fama. Rod Carew en 1991 fue el primero en lograrlo. El próximo 21 de julio, Rivera que jugó todas sus temporadas con los Yankees, será exaltado y con él tres peloteros más. Roy Halladay, Edgar Martínez y Mike Mussina , también tuvieron el privilegio de ser elegidos para este selecto grupo. En el caso del boricua, Martínez, es el quinto nacido en Puerto Rico en entrar a Cooperstown. Además, su ingreso, junto al de Rivera , tiene otro plus en la historia. Por primera vez dos latinos logran su cupo en el Salón de la Fama el mismo año. También te puede interesar: + Información