Ejecutiva & Negocios

Ni “Fútbol para Todos” ni “fútbol pero sin política”

Piloto, Avion, Aviones
Preços globais de alimentos recuam em junho, com forte queda em laticínios, diz FAO

El partido por la semifinal de la Copa América entre Argentina y Brasil estaba a punto de comenzar. Eran las 21.22 de la noche del martes y la tensión de los argentinos iba en aumento. Faltaban minutos para que comenzara el clásico sudamericano. Los jugadores de ambas selecciones ya estaban en el túnel, esperando que la televisación les diera la orden del ingreso al colmado Estadio Morumbí. En la transmisión de la TV Pública, Sebastián “El pollo” Vignolo hacía lo suyo: arengaba con pasión desmedida a los televidentes. “Señoras y señores, vamos Selección, vamos Argentina. Vamos que se puede; siempre se puede. En este partido trascendental, en este partido histórico, en este partido que ha marcado…”. Y en ese preciso momento, cuando los jugadores se disponían a ingresar al campo, en el momento cúlmine de la introducción, la transmisión se silenció. ¿Corte de transmisión? ¿Problema técnico? Nada de eso. Un inédito, abrupto y grosero “flash de noticias” se coló para promocionar un “logro” de la gestión de Cambiemos: el ahorro en los derechos de la Copa América, en comparación con lo que se abonó para la edición de 2015, en tiempos en los que gobernaba el kirchnerismo. Ni “Fútbol para todos” ni “fútbol pero sin política” ni sentido artístico alguno: simple y llanamente la utilización política del fútbol en la pantalla estatal.

La obscena interrupción pasó de largo para muchos televidentes, presos de los nervios ante el comienzo del partido. El mismo flash de noticias se repitió durante el entretiempo del partido en el que Brasil se impuso 2 a 0. La finalidad política del flash quedó desnuda no solo por el momento en el que se eligió para la difusión del logro de gestión, o por lo insólito que además ese hecho ameritara ser parte del segmento informativo de la señal, sino en los errores gramaticales de los zócalos que acompañaron el micro de noticias, producido a las apuradas y vaya a saber por quién. “Ahorro en los derechos de la Copa América y el presidente de la Comisión Europea”, decía el primero, incomprensible. “Lagarde deja el FMI y el presidente de la Comisión Europea”, reiteró el segundo. El tercero ya parecía un chiste: “Eclipse solar y el presidente de la Comisión Europea”. Una de dos: o se trató de un error en la redacción de los zócalos impresos en pantalla o era una publinota del “presidente de la Comisión Europea”.

Finalizado el “urgente” flash informativo, justo en el canal en el que desde hace más de un año existe un apagón informativo durante los fines de semana, los jugadores de Argentina y Brasil ya estaban en el campo de juego. Profesional, Vignolo continuó con la arenga que le interrumpieron, no sin hacer un guiño ante el abrupto corte. “… el camino hasta aquí, con algunas dificultades en el medio (!). Sin embargo, el seleccionado argentino, con toda la fe del mundo, busca un lugar en la final de esta Copa América”, continuó su relato. Uno tan parecido como el del gobierno cuando habla sobre la autonomía editorial del canal público.

Más de tips Femeninos