El Colombiano /

Con los recién nacidos todo parece grave. Si además es el primero, los padres están empezando a conocer los gestos del bebé, a diferenciar los tonos de su llanto, a saber qué es normal y qué se sale de lo ordinario.

La preocupación tiene sentido. Según las cifras de 2012, cada año mueren 6,6 millones de menores de cinco años. Más de dos tercios de estos fallecimientos prematuros se deben a enfermedades que se podrían evitar o tratar si hubiera acceso a intervenciones simples y asequibles. Las principales causas de muerte entre los menores de cinco años son la neumonía, las complicaciones por parto prematuro, la asfixia perinatal y la malaria.

Entonces, ¿cómo reconocer las señales de gravedad?

Especialistas aclaran cuándo son signos de peligro que indican necesidad de consulta urgente en niños. En el decreto 042 de 1992, que reglamenta los servicios de urgencias, se explica que esta es “una alteración de la integridad física o mental de una persona, causada por un trauma o una enfermedad que requiere de atención médica inmediata y efectiva para disminuir los riesgos de invalidez o muerte”.

La pediatra Margarita Yepes, de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) y miembro activo de la Sociedad Colombiana de Pediatría, señala que lo primero a tener en cuenta con un recién nacido es revisar con el médico de familia en qué fechas debe llevarlo a consulta.

De acuerdo con Yepes y las 18 prácticas clave de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para que un niño crezca de manera óptima, estas son algunas señales de peligro que indican que la enfermedad se va a complicar o no tiene un camino conocido, y por tanto es clave consultar.

Recuerde que este artículo no reemplaza una consulta médica, solo sirve para crear conciencia sobre algunas maneras sanas de proceder.

Recién salió al mundo Un niño menor de dos años apenas empieza su cuadro de vacunación. Es importante tener esto presente.

Además, los pediatras sugieren consultar con su médico las fechas de revisión y cumplir con ellas a cabalidad. Es en estos espacios el doctor puede revisar que los patrones de crecimiento vayan por caminos conocidos.

Los movimientos del recién nacido están condicionados por los denominados reflejos arcaicos: de succión, de búsqueda, entre otros. Así que si el bebé no mama con buen agarre, debe preocuparse.

También si su hijo no se ve rozagante o activo, si le cuesta despertarlo, si parece tener dificultades para respirar, vómito persistente, fiebre, hipotermia o presenta sangre en las heces, hay alerta roja.

En cuanto a la respiración, intente explorar cómo es su ritmo normalmente y esté pendiente a cambios, precisa Yepes.

Por su parte, la OMS sugiere tener unos buenos cuidados neonatales: atención inmediata a la respiración y la temperatura, cuidados higiénicos de la piel y el cordón umbilical y lactancia exclusivamente materna.

En niños de 3 a 6 años A esta edad su hijo aprende no por lo que se le dice sino por imitación, por eso es importante que sus actitudes personales y sus consejos estén en consonancia. Así sabrá que su comunicación no será ambigua.

Los cuadros infecciosos y los niños van de la mano en edades tempranas, y no se sueltan hasta bien acabada la escuela. Por esto es frecuente encontrar varicela, rubéola, sarampión y amigdalitis.

Ya que en esta etapa se produce un importante aumento de su fuerza muscular y de sus habilidades motoras, tenga cuidado con los accidentes. Si hay caídas, siempre será hora de ir a urgencias.

De 7 a 12 años Consulte a su pediatra si el chico no presenta signos de desarrollo sexual antes de los 8 años o si sospecha que tiene un déficit de atención o dificultades escolares, si aún moja la cama o no oye o ve bien. Esto no requiere urgencias.

En este periodo, que algunos llaman edad escolar o de la razón, su universo se amplía. Por esto las lesiones que se producen con más frecuencia son los golpes y las caídas, muchas veces relacionados con la práctica deportiva.

También son frecuentes las quemaduras y los ahogamientos. En todos estos casos es importante consultar el servicio de urgencias.