La familia Pinault y el grupo Louis Vuitton, del empresario Bernard Arnault, contribuirán a financiar las obras tras el incendio El Ayuntamiento de París desbloquea 50 millones Notre Dame ya cuenta con al menos 300 millones de euros para su reconstrucción. El grupo empresarial Louis Vuitton Moët Hennessy, del empresario francés Bernard Arnault, ha anunciado la donación de 200 millones, tras el grave incendio registrado el lunes y que este martes se ha dado por controlado. A la vez, el magnate François-Henri Pinault, uno de los grandes mecenas del arte francés, y su padre, François, donarán 100 millones para las obras en la catedral, según anunció el empresario, que preside el conglomerado de empresas Artemis y el grupo Kering, dueño de marcas de lujo como Saint Laurent, Gucci o Alexander McQueen. Por su parte, el Ayuntamiento de París ya ha desbloqueado 50 millones y la presidenta de la región de Ile de France, Valérie Pécresse, aportará otros 10 millones de ayuda de emergencia. Varias organizaciones estadounidenses también han comenzado a recaudar fondos para la restauración de Notre Dame. French Heritage Society, con sede en Nueva York, inició el proceso de recolecta incluso antes de que las llamas fuesen extinguidas por los bomberos franceses. La organización, que fue fundada en 1982, entregó dos donaciones el año pasado por más de 430.000 dólares para proyectos de restauración de la biblioteca nacional de Francia. La plataforma de microfinanciamiento GoFundMe también ha sido de las primeras en poner en marcha un mecanismo de recaudación. En su portal, se abrieron más de 50 campañas relacionadas a la catedral en todo el mundo, tal y como ha informado el portavoz de la empresa John Coventry. “En las próximas horas trabajaremos con las autoridades para encontrar la mejor manera de asegurarnos de que los fondos lleguen al lugar donde harán el mayor bien”, ha aseverado Coventry. El incendio, que comenzó en torno a las 18.50 hora local, aparentemente de forma accidental, pudo originarse en el techo de la catedral, tal y como han explicado los bomberos. La aguja de la catedral se derrumbó casi una hora después, a la vez que dos tercios del techo han quedado dañados. “El fuego se ha extinguido, pero seguiremos supervisando las llamas residuales y enfriando algunas partes que siguen muy calientes”, ha explicado al diario local Le Figaro el portavoz de los bomberos de París Gabriel Plus. Notre Dame es Patrimonio Mundial de la Unesco y uno de los monumentos más visitados del mundo. Se adhiere a los criterios de Más información >